LA GRACIA del Domingo de la Santísima Trinidad 22 de Mayo de 2016

DOMINGO DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD, CICLO C
El Misterio de la Santísima Trinidad no es ilógico, ni absurdo; es más bien superior a la razón, porque así quiso manifestarse Dios y así lo creemos y celebramos.

«Así, en la Iglesia se predica un solo Dios, que lo trasciende todo, y lo penetra todo, y lo invade todo. Lo trasciende todo, en cuanto Padre, principio y fuente; lo penetra todo, por su Palabra; lo invade todo, en el Espíritu Santo»

Te damos gracias Señor porque en tu infinito amor te nos has dado a conocer con el único fin de salvarnos.

Concédenos vivir conforma a tu Palabra,vivir de acuerdo a aquello en lo que creemos,concédenos también crecer en el conocimiento de ti,pues en la misma medida en que te conozcamos nuestra alma se irá purificando y podremos vivir desde ahora en tu presencia,en el cielo que nos tienes prometido y que podemos empezar a a hacer una realidad desde ahora.

Gracias Señor por habernos hecho templos de tu Espíritu Santo,ayúdanos a corresponder con nuestra forma de vivir a este honor tan alto que nos concedes.Gracias Dios por habernos creado,gracias por tu Espíritu que nos que nos sostiene,nos ilumina y nos lleva hasta tu Hijo quien es el modelo de lo que debe ser todo verdadero hombre.

Haz que siempre nuestra vida sea coherente ,que exista una verdadera unión entre nuestra fe y nuestras obras,como lo es la unión entre las tres benditas personas de la Santísima Trinidad.Haznos dóciles para que tu Espíritu vaya guiando nuestras vidas a través de la Santísima Trinidad,para que siempre te digamos Sí a lo que nos pides y dejemos que la Palabra de Cristo y tu Espíritu conduzcan nuestras vidas,inspiren nuestro corazón y guíen nuestro actuar.

Danos tu gracia para descubrir el plan que tienes para cada uno de nosotros y pongamos a trabajar los dones que nos has dado para hacer de este mundo un mundo lleno de amor.Abre nuestro corazón para contemplar cómo la Santísima Trinidad se hace presente en tus obras de amor,en la lectura de tu Palabra,en la Eucaristía y en aquellos momentos de oración y silencio en los que dejamos que tu Espíritu Santo se comunique con cada uno de nosotros.

Como siempre al empezar el día,al terminarlo y acabar nuestra diaria meditación le rogamos a la Santísima Trinidad que tome y guíe nuestras vidas.Gloria al Padre.al Hijo y al Espíritu Santo.Amén.