«Cortes y Gobierno deben elaborar iniciativa de la doble instancia» Velasco Cháves

COLP_057242_68489

El presidente del Senado, Luis Fernando Velasco Cháves, dijo que el Congreso no legisló en esta materia porque se habría incurrido en una falta de pudor político. El llamado es a las Cortes y al Gobierno a elaborar la iniciativa.

Actualmente hay un verdadero limbo jurídico frente a la figura de la doble instancia para los aforados del país, luego de que se cumpliera el plazo otorgado por la Corte Constitucional para que el Congreso de la República legislará en esta materia.

Vencido ese término establecido por la Corte, el Senado y la Cámara de Representantes dejaron esa tarea pendiente y no es claro qué debe suceder con los aforados. A propósito del tema, los uribistas Andrés Felipe Arias, Bernardo Moreno y María del Pilar Hurtado presentaron un recurso de impugnación ante la Corte Suprema de Justicia para tumbar los fallos en su contra tomando como argumento el fallo de la Corte Constitucional.

Aunque no hay un colapso en la justicia colombiana, puede existir una posible violación de los derecho fundamental de muchos ciudadanos que son aforados, esto debido a que dentro de los principios rectores de los Derechos Humanos está poder ser juzgado con doble instancia.

Hay quienes consideran que en un proceso judicial con una sola instancia judicial se pueden cometer errores y de ahí la necesidad de establecer la posibilidad de ser juzgado por una segunda instancia.

images-cms-image-000039641

Al respecto, el presidente del Senado, el Congresista  Caucano  Luis Fernando  Velasco Cháves , dijo que hay ciertas dudas frente a la posibilidad de que el Congreso de manera autónoma pase a promover la doble instancia para los aforados.

No es prudente, a juicio de Velasco, que los mismos congresistas hagan su propio tribunal para una segunda instancia pues sería interpretado como legislar en causa propia.

El llamado desde el poder legislativo es para que el Gobierno y las Cortes trabajen en la elaboración de un proyecto de doble instancia para aforados y que los congresistas no incurran en una falta de pudor político al establecer su propio juez.