Conmoción en Chile por Colombiana descuartizada por su novio

 

image_content_25542422_20160309114059

La «violencia mutua» habría sido el móvil del asesinato de la mujer que apareció descuartizada en el río Mapocho el domingo pasado. Así lo confirmó el subprefecto jefe de la Brigada de Homicidios de la PDI, José Ortiz, horas después del interrogatorio al único sospechoso que se entregó a la policía.

«El año pasado llegaron en noviembre a Chile ya con esa relación donde se agreden mutuamente«, dijo esta mañana el policía.

«La relación entre ambos finalizó la madrugada del sábado cuando él procede a asesinarla«, agregó Ortiz.

Imagen foto_00000013

El único detenido, identificado como Edwin Mauricio Vásquez de 25 años, fue capturado el martes por efectivos policiales gracias a «un excelente trabajo en equipo, que contó con la comunidad. Se rescataron algunos mensajes en las redes sociales que se trabajaron con técnicas especiales de investigación, y esto arrojó resultados positivos donde se logró individualizar a la víctima y confirmar su identidad», detalló el subprefecto.

«Con eso acotamos el circulo de búsqueda llegando al principal imputado», continuó Ortiz, asegurado que el joven de 25 años no dejó de concurrir a su lugar de trabajo, un «connotado restaurant del sector oriente». Juliana Aguirre Acevedo es el nombre de la víctima, según  se pudo conocer siendo oriunda del municipio de Andalucía en el Valle del Cauca. 

descarga

El noviazgo entre Yuliana Andrea Aguirre Acevedo y Edwin Mauricio Vásquez Ortiz solo duró ocho meses y terminó de la manera más trágica: ella ahorcada, descuartizada y sus restos arrojados a un río. Y él preso señalado de feminicidio.

Esta historia de amor con un final macabro arrancó en agosto pasado en el pequeño municipio de Andalucía (Valle). En esa pequeña localidad valluna nacieron y crecieron Yuliana y Edwin; ella tenía 21 años y él 25.

Hace apenas 15 meses la bella joven culminó su bachillerato y estaba ansiosa por estudiar una carrera profesional, pero la difícil situación económica de su familia, solo le permitía aspirar al SENA.

“Somos nueves hijos (cinco mujeres y cuatro hombres) que nos criamos con mi mamá que es ama de casa. Nuestros padres se separaron hace años y pese a todo ello Yuliana, que era la menor, soñaba con hacerse profesional y aprovechar que no tenía hijos”, recodó Patricia, una de las hermanas.

464660_1

En agosto del año pasado Yuliana formalizó su noviazgo con Edwin. En casa de la familia Aguirre Acevedo solo saben que él es del pueblo y se ganaba la vida en oficios varios.

Pero en noviembre, la joven mujer les dijo a sus hermanos y su mamá que emprendería una aventura en busca de mejores oportunidades de vida. Ese sueño se llamaba Chile. En efecto, ella y su novio alzaron vuelo con rumbo a Santiago.
“Al comienzo fue muy duro para ella porque era la primera vez que se iba de casa. Estaba muy pendiente de mi mamá porque había sufrido un quebranto de salud, pero en términos generales se le sentía feliz”, recordó Patricia.

Pero esa felicidad se desvaneció este domingo 6 de marzo, cuando las autoridades chilenas reportaron el macabro hallazgo del cuerpo desmembrado de una mujer a orillas del río Mapocho.

De inmediato el caso se tomó las páginas judiciales de los medios en Santiago de Chile y a medida que pasaban las horas se fueron conociendo detalles de la fatal historia.

Lo primero que se supo fue la identidad de la víctima y se logró de la manera más bizarra. Días antes de su muerte Yuliana se hizo un arreglo especial en las uñas de las manos y cuando los medios mostraron algunos detalles del cadáver, la manicurista reconoció su trabajo y se acercó a las autoridades a informar que la mujer descuartizada podría ser una de sus clientes.

unnamed

El dato fue certero y desde entonces el macabro crimen tomó ribetes internacionales ya que la fatal víctima era una colombiana.

La otra revelación vino de los vecinos del apartamento donde vivían la pareja de novios, en pleno centro de Santiago.

Según reportaron medios de ese país, los vecinos les dijeron a las autoridades que ese domingo trágico hubo mucho ruido a causa del alto volumen de la música y que en esa pareja eran comunes y frecuentes las peleas.

De inmediato las pesquisas se centraron en hallar a Edwin, el novio. La policía lo buscó en un centro comercial donde trabajaba, pero no lo encontraron. Horas más tarde el joven Vásquez se entregó a las autoridades.

Todo indicaría que la joven pareja tuvo una discusión y en medio de los alegatos Edwin tomó un lazo con el que rodeó el cuello de la bella Yuliana y lo apretó con tanta fuerza hasta que la asfixió. Seguidamente cogió un cuchillo de cocina y procedió a desmembrar el cuerpo sin vida de su amada novia.

En el pequeño Andalucía están perplejos con la noticia y nadie entiende cómo pudo surgir tanta tragedia en una pareja de enamorados. Mientras tanto, la familia Aguirre Acevedo no para de llorar a su pequeña y en medio de semejante dolor hacen un llamado para que les ayuden a repatriar los restos que quedaron de la bella Yuliana Andrea.

LOS VALIOSOS TESTIGOS

Las piezas claves para conocer la identidad de la víctima fue la información entregada por dos personas:una manicurista y un conserje. La primera señaló a la PDI que el diseño de flor pintado en la uña de la víctima era de su autoría, mientras que el conserje dijo que el tatuaje de la muñeca lo había visto en una residente de un departamento de Santiago centro.

Gracias a esto la Policía de Investigaciones pudo corroborar la identidad de Juliana Aguirre y llegar al hombre, quien este miércoles pasa a control de detención.