Luis Bedoya acepta dos cargos y colaborará con la justicia de Estados Unidos

Luis Bedoya presidente de la federación de fútbol gesticula hoy 28 de mayo del 2009 en Bogotá Colombia durante una entrevista concedida al periodista Yamid Amat. FOTO MAURICIO MORENO EL TIEMPO

El expresidente de la Federación Colombiana de Fútbol está implicado con dos casos de corrupción descarada de la FIFA.

El Departamento de Justicia de los Estados Unidos confirmó que el ex presidente de la Federación Colombiana de Fútbol, Luis Bedoya, aceptó su culpa en dos cargos por corrupción y conspiración para fraude electrónico. Según el pliego de acusación, Bedoya habría aceptado su responsabilidad desde el pasado 12 de noviembre y además se comprometió a entregar fondos depositados en su cuenta bancaria en Suiza y otras cuentas en el mundo.

“Ciertos individuos y entidades empleados y asociados con esta entidad, incluyendo el acusado Luis  Heberto Bedoya  Giraldo, juntos y con otros, conspiraron para usar su posición al interior de la organización para involucrarse en esquemas que incluyeron solicitud, oferta, aceptación, el pago y recepción de pagos no revelados e ilegales, sobornos y comisiones ilegales”, dice el indicment hecho público hoy ,

Los hechos de corrupción, según el Departamento de Justicia, habrían comenzado desde 1991. La acusación que fue hecha desde la Corte del Distrito Este de Nueva York dice que Bedoya y sus socios violaron el título 18 en la sección 1962 (c) de EE.UU., que castiga la conducta y participación, directa o indirecta, que castiga el fraude para obtener fondos y que utilice instituciones financieras de su jurisdicción.

ROBERT CAPERS, Eastern District U.S. Attorney, replacing Loretta Lynch SOURCE: EDNY rec'd 05/2015

El Fiscal Robert Capers firmó esta acusación, que por ahora no plantea cuál sería la sanción sugerida para Luis Bedoya.

Los otros 16 acusados

Según la Agencia EFE, la fiscal general de EEUU, Loretta Lynch, anunció hoy nuevas acusaciones de corrupción a 16 altos cargos y exdirectivos de la FIFA, máximo órgano de dirección del fútbol mundial, a los que responsabiliza de «abuso continuo» de su posición en el organismo para el enriquecimiento propio.

Entre los acusados figura el expresidente de Honduras, Rafael Callejas, que gobernó el país centroamericano entre 1990 y 1994 y actualmente ejercía como miembro de la Comisión de Mercadotecnia y Televisión del organismo futbolístico, según el escrito de acusación del Gobierno estadounidense.

Diapositiva1

«No contentos con secuestrar el deporte más popular del mundo por décadas con ganancias ilícitas, estos acusados trataron de institucionalizar su corrupción para asegurarse de que podían vivir de ella, no por el bien del juego, sino para su propio engrandecimiento personal y el aumento de su riqueza», dijo Lynch.

«El mensaje de este anuncio debe quedar claro para todos los culpables que permanecen en las sombras, con la esperanza de evadir nuestra investigación. No vais a escapar», advirtió la procuradora durante una rueda de prensa.

Los nuevos cargos golpean especialmente a directivos de Centro y Sudamérica, entre los que figuran los presidentes de la Confederación Centroamericana de Fútbol (Concacaf), Alfredo Hawit, y de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), Juan Ángel Napout, detenidos hoy en Zúrich (Suiza).

Entre los nuevos acusados figuran el presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), Marco Polo del Nero, quien renunció a su cargo como miembro del Comité Ejecutivo de la organización el pasado 26 de noviembre y su antecesor al frente del ente rector del fútbol brasileño, Ricardo Teixeira.

chiriboga_5

La investigación también salpica al presidente de la Asociación de Futbolistas Ecuatorianos (AFE), Luis Chiriboga, así como a los argentinos Eduardo Deluca y José Luis Meiszner, ambos ex secretarios generales de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), ente regulador del fútbol sudamericano.

El panameño Ariel Alvarado, expresidente de la Federación Panameña de Fútbol (Fepafut), también se encuentra entre los acusados a los que EEUU quiere juzgar en su territorio, según anunció hoy Lynch.

Para justificar las peticiones de extradición de los mandatarios de la FIFA, Lynch argumentó que las negociaciones para intercambiar influencias y dinero ilícito tuvieron lugar en Estados Unidos y que, además, los acusados utilizaron, los bancos de Wall Street para blanquear los sobornos.

Estas nuevas imputaciones casi doblan el tamaño de la macro-investigación contra el máximo organismo del fútbol mundial, que recibió su primer golpe en mayo pasado, cuando EEUU formuló cargos de corrupción públicamente contra 14 personas, de los que siete fueron arrestados en Suiza.

De los siete detenidos en mayo, solo dos aceptaron voluntariamente su extradición: el estadounidense Jeffrey Webb y el brasileño José María Marín.