Alias Popeye cumplió la promesa de visitar la tumba de Pablo Escobar

El exjefe de sicarios del cartel de Medellín, con libertad condicional, cumplió una promesa.

Popeye puso flores, oró, se arrodilló y acarició y besó la lápida del exjefe del cartel de Medellín.

Popeye puso flores, oró, se arrodilló y acarició y besó la lápida del exjefe del cartel de Medellín.

Mientras estaba detenido en la cárcel de máxima seguridad de Cómbita, en Boyacá, Jhon Jairo Velásquez Vásquez, alias Popeye, hizo el último juramento a quien fue su patrón, el capo del cartel de Medellín, Pablo Escobar. Prometió que visitaría su tumba tan pronto estuviera libre. Hoy lo cumplió.

Jairo-Velasquez-Popeye-Escobar-Medellin_LNCIMA20151203_0125_28

En la mañana, el antiguo jefe de sicarios del cartel de Medellín y quien confesó 300 asesinatos directos, llegó sin compañía hasta la tumba de Escobar, le puso flores, oró, se arrodilló y acarició y besó la lápida, hasta le habló, como si estuviera en frente al mismísimo narcotraficante.

 Justamente ayer, Pablo Escobar cumplió 22 años de muerto, luego de que el Bloque de Búsqueda que ordenó el expresidente César Gaviria, conformado por la Policía y el Ejército, y con el apoyo de la DEA –Departamento Antinarcóticos de Estado Unidos- y ‘los Pepes’ –el grupo paramilitar que se autodenominó Perseguidos Por Pablo Escobar-, lo abatió en un tejado del occidente de Medellín. Fue el final del criminal que le declaró la guerra al Estado colombiano y aterrorizó al país con bombas y asesinatos selectivos a finales de los 80 y principios de los 90.

El 2 de diciembre de 1993, cuando cayó Escobar, alias Popeye ya estaba detenido luego de que se entregara a las autoridades en 1991. Años después confesó que había dejado solo a su patrón.

La visita al cementerio Jardines Montesacro de Itagüí, al sur del Valle de Aburrá, duró unos cuantos minutos. Popeye quedó libre en agosto de 2014, pero solamente hasta hoy pudo cumplir su promesa, pues ha estado resguardado para protegerse de los enemigos que le dejaron los más de 3.000 asesinatos en los que confesó haber participado indirectamente y las actividades ilegales que realizó mientras hizo parte del cartel.