Habitante de calle confesó haber asesinado a 16 mujeres en Monserrate

Hasta el momento  se han encontrado once de las víctimas del  llamado ‘monstruo de Monserrate’.

Freddy Armando Valencia de 34 años, karateca, universitario y quien lleva 10 años como habitante de calle fue capturado el pasado domingo por hombres de la Policía Metropolitana quienes habían hallado los restos óseos de una mujer muy cerca del cambuche que frecuentaba.

De inmediato el hombre fue traslado para su judicialización donde confesó el crimen, pero no sólo reveló que había matado a una mujer habitante de calle, con frialdad confesó que en total eran siete las víctimas fatales.

Con esa revelación la Policía se puso a la tarea de hallar a las otras víctimas y en el día hoy encontró restos de tres mujeres, cuya identificación va ser muy difícil porque no hay presencia tejidos blandos.

Fredy Armando Valencia, de 34 años, fue un silencioso asesino en serie que por años operó en inmediaciones del cerro Monserrate sin que nadie se hubiera percatado de su accionar criminal, hasta el pasado sábado, cuando lo capturó la Policía. Su aprehensión no fue el resultado de una exhaustiva investigación, sino más bien de un golpe de suerte.

IMAGEN-16446131-2

Según el general Humberto Guatibonza, director de la Policía Metropolitana de Bogotá, ese día un grupo de uniformados patrullaba la zona y vieron a Valencia en actitud sospechosa. Esto los llevó a realizar una requisa de rutina y fue en ese momento que hicieron el atroz hallazgo: en su poder encontraron unas bolsas negras, en las que había restos óseos.

IMAGEN-16446216-2

De inmediato se inició la investigación. Los uniformados trasladaron los restos a Medicina Legal y al sujeto lo llevaron a una UPJ, mientras los forenses confirmaban si se trataba de restos humanos. Con la confirmación, los miembros de la Policía Judicial pidieron a un juez la orden de captura, ya que suponían que era el responsable de esa muerte.

La orden la obtuvieron el domingo en la noche y el lunes en la mañana lo llevaron ante un juez de garantías, para legalizar su captura.

 fosa-comun-bogota-foto-policia_0

Fue en ese momento cuando se conocieron los detalles de su macabro accionar. De entrada, Valencia confesó que los restos eran de una mujer que había asesinado hace un año y a renglón seguido hizo una confesión mayor: esa no había sido su única víctima. En los últimos cuatro años habría  en total asesinado 16 mujeres más de las cuales  abusaba  sexualmente después de ofrecerles  comida y alucinógenos.