Reflexión postelectoral: Puerto Tejada, más candidatos que niños felices.

 

choco

El sistema político de gobierno al cual llamamos democracia, defendido a muerte por muchos, criticado por un buen número y atropellado por unos cuantos, es el más empleado en todo el mundo, con algunas variantes en unos estados pero con elementos comunes en todos.

Uno de esos elementos, tal vez el más importante pero sin embargo el más manoseado y controlado por las élites que suelen establecerse en los diferentes países es el de “la libertad o el derecho de elegir y ser elegidos” a través de elecciones populares.

Este elemento es tan importante que en muchos estados que tienen careta de democracia, pero que en el fondo no lo son, exhiben esta práctica como el sello que los legitima y les permite pregonar a los cuatro vientos que son democracias.

Pero la democracia se presta, lamentablemente, para elaborar algunas trampas por parte de grupos interesados en mantenerse siempre en el poder, todo con la complicidad de la mayoría de la población que consciente o inconscientemente termina haciéndole el juego a quienes están interesados en sacar partido de la situación.

Y es que la complicidad se puede dar por acción o por omisión y al final el efecto es el mismo independientemente de la causa.

En el año 2015 Puerto Tejada presentó un potencial de sufragantes de 35360, de los cuales votaron 20459, lo que equivale al 57.85%.

tobias  balanta  murillo foto

El candidato que resultó elegido como alcalde ( Tobías Balanta Murillo- Partido de  la U ) obtuvo una votación de 6825 votos que representan el de los votos válidos o el 33.35 % de la votación total.

Si comparamos con el potencial de votantes tendremos que ese número de votos obtenidos por el ganador corresponde al 19.30%, es decir un poco menos de la quinta parte del potencial electoral.

En esta oportunidad vemos que dejaron de votar 14901 personas que, hipotéticamente, pudieron haber postulado y elegido a unos representantes totalmente diferentes de los que finalmente resultaron elegidos.

ELECCIONES-BUENAVENTURA-03-09-2014-JUAN-JOSÉ-HORTA-SOTO-11-750x400

Cuando estas situaciones se presentan, los únicos que pueden levantar su frente con dignidad son aquellos que depositaron su voto con el convencimiento sincero que ese candidato por el cual votaron era el más adecuado.

Vale la pena igualmente reflexionar sobre el número de candidatos que se presentaron a las elecciones 2015; mientras en las anteriores (2011) se presentaron 6 candidatos , en estas (2015) se presentaron 9, lo que muestra a las claras que un buen número de ellos se postulan solo con el propósito de colocarse luego en una posición que les proporcione alguna ventaja.

Esto lo confirman las adhesiones a última hora, cuando lo lógico sería que partidos o grupos con raíces similares postularan candidatos únicos, sobre la base de verdaderas alianzas programáticas que se establecieran y discutieran suficientemente antes de inscribir los candidatos, además lo facilita el hecho de que muchos candidatos solo buscan avales en determinados partidos tomándolos como un escampadero y aprovechándolos para fortalecerse personalmente , así no comulguen ni remotamente con los ideales del mismo, o ni tan siquiera los conozcan.

Lamentablemente muchos de nuestros políticos solo ven en esta actividad un lucrativo negocio y se olvidan completamente del principio de servicio que encierra la actividad política cuando se realiza de manera honesta y con principios éticos.

No es posible que ciudades capitales muchísimo más grandes que nuestro Puerto Tejada presenten un menor número de candidatos y nosotros cada vez presentemos más, veamos por ejemplo:

Bogotá…………………………………….. 7 candidatos

Medellín…………………………………….5 candidatos

Cali……………………………………………  8 candidatos

Barranquilla………………………………. 2 candidatos

Bucaramanga……………………………. 4 candidatos

Popayán…………………………………… 3 candidatos

Tengamos en cuenta que interesarnos en la política no nos convierte en políticos, así como interesarnos en el fútbol no nos convierte en futbolistas ni interesarnos en la medicina nos convierte en médicos, pero si nos da elementos de juicio para ejercer de la mejor manera nuestros derechos y cumplir adecuadamente nuestros deberes como ciudadanos.

carlos lasso

Por: Carlos Arturo Lasso Vásquez – Editado  para  el  Periódico La última