Transportadores inconformes permanecen al interior de la Catedral de Cali

toma-de-la-catedral-transportadores

Solamente a las ocho de la mañana comenzarán los primeros diálogos entre la iglesia, el Gobierno y los transportadores afiliados a varias empresas de busetas de Cali cuya licencia de operación fue liquidada por la Secretaría de Tránsito de la capital del Valle.

Los cerca de ochenta ocupantes de la catedral, entre conductores y pequeños propietarios reclaman que se rehabilite nuevamente a las empresas cuyo proceso final de operación está siendo cerrado por el tránsito de Cali con operativos desde hace una semana.

Las empresas de busetas de Cali, llamado el colectivo debe desaparecer para dar paso al servicio del sistema de transporte masivo.

Los manifestantes se encontraban anoche en el recinto a la espera de que el arzobispo de Cali, monseñor Darío de Jesús Monsalve, los acompañe para mediar en contra de la posición de la Secretaría de Tránsito de retirar de las vías el transporte colectivo.
“No queremos que nos dejen sin trabajo, yo llevaba más de un año sin hacer nada, porque nos dicen que podemos trabajar en el MÍO, pero en ese sistema no les servimos si estamos viejos o pasados de kilos”, dijo Emilio Ramírez, uno de los manifestantes y quien dijo que desde cuando le inmovilizaron la buseta debió trabajar en el sector informal.
 image (1)
Los conductores, que aseguran que más de 28.000 personas en Cali dependían del trabajo de los motoristas. Se quejaron del empresario de la Coomoepal, Ramiro Jurado, porque presuntamente entregó los números de las placas de los carros que debían ser sacados de las calles de la capital del Valle.
 
Esta semana se han llevado a cabo operativos de agentes de Tránsito para inmovilizar algunas de las rutas de buses que aún circulan.
Al mediodía del martes, se presentó un incidente con  un conductor, que dijo estar al día con los documentos, en la calle 10 con 8. Un guarda fue golpeado y el motorista dijo que hubo abuso de autoridad.

Sin embargo en las últimas horas el superintendente de transporte, Javier Jaramillo, propuso que operen como alimentadores del Mío que tiene un déficit en el cubrimiento del servicio en Cali, mientras la piratería se multiplica.

Los temas harán parte de la mesa de diálogos mientras sigue la ocupación de la catedral de Cali, en pleno corazón de la ciudad, en la plaza de Caicedo.