En la mira las Cajas de Compensación Familiar por escándalo de Comfenalco Valle

IMAGEN_1426505266

Felice Jesús Grimoldi Rebolledo, uno de los ‘cacaos’ del mundo de las cajas de compensación en Colombia, se enfrenta a la posibilidad de terminar destituido e inhabilitado por la Procuraduría y con un proceso penal a cuestas por los manejos en Comfenalco Valle, una de las cajas más grande del suroccidente del país.

 

La Procuraduría adelanta en su contra un proceso disciplinario por el destino dado a millonarios recursos parafiscales en esa institución, que cuenta con más de 530.000 afiliados. Entre los señalamientos que se le hacen están las bonificaciones por gestión que recibió de la entidad y que, en un solo año, superaron los 300 millones de pesos.

 

El expediente en la Procuraduría señala que Grimoldi Rebolledo y la junta directiva de Comfenalco autorizaron “bonificaciones o beneficios por mera liberalidad a funcionarios y empleados de dicha caja por al menos 7.154 millones de pesos”. De esa plata, el director general y otras dos cabezas de la entidad recibieron en los últimos años casi 4.000 millones de pesos.

ruta-mio-E27-03

La defensa de Grimoldi, que está al frente de Comfenalco desde hace 26 años y es uno de los dirigentes empresariales más influyentes en el Valle, sostiene que esos ‘incentivos’ son legales, porque las cajas son entidades de derecho privado y porque los resultados de gestión supuestamente justificaban las gabelas.

 

Los organismos de control sostienen, en contravía, que se trata de una utilización indebida de recursos públicos que podría equipararse con el caso de Saludcoop.

 

Los capítulos en Contraloría, Fiscalía y Procuraduría se originaron en las denuncias del exauditor Juvenal Andrade Mayor, a quien Grimoldi denunció a su vez por supuesto fraude en sus versiones.

 

Hasta ahora, las investigaciones más avanzadas son las de la Procuraduría, que tuvo que imponer una medida cautelar contra la caja porque sus directivos se negaron durante varios meses a entregar la información requerida en el proceso. El expediente dice que no existe claridad contable sobre dónde están al menos 39.000 millones de pesos de recursos parafiscales y que el dinero que debía destinarse al subsidio familiar de los afiliados ha sido usado en créditos para particulares y empresas.

 

Las denuncias del ex auditor Andrade Mayor ante la Fiscalía y la Procuraduría señalan que entre el 2011 y el 2012 la caja contrató servicios varios por un valor superior a los 1.700 millones de pesos con empresas o personas naturales que eran “allegados, familiares o ex

cónyuges de los altos directivos”. Según Andrade, entre 2009 y 2012 se habrían puesto en riesgo recursos por el orden de los 19.100 millones de pesos.

 

El viaje de uno de los miembros de la junta directiva a Suiza, que, de acuerdo con la Procuraduría, no tenía ninguna relación con la actividad de la caja, y para el que Grimoldi autorizó viáticos por 10 millones de pesos, también está entre los señalamientos contra el director de la entidad.

 

A las audiencias han comparecido como testigos Óscar Ocampo, gerente de Proyectos y Costos, y Martha Cecilia Rada Mesa, contadora de la caja de compensación. Los dos argumentaron ante el procurador delegado que fue un error contable el hecho de que los 10 millones para el viaje a Ginebra (Suiza) fueran registrados como gastos de representación y que en realidad se trató de un crédito.

 

Para la Procuraduría no es claro por qué el pagaré que respalda esa transacción no figura con un número de radicado y por qué el pago apenas se hizo exigible un año y siete meses después.

 

La defensa del director de Comfenalco

 

Al ser consultado sobre los avances de su investigación en la Procuraduría, Grimoldi, a través de su defensa y de su asesor de comunicaciones, indicó a este diario que no se pronunciará sobre el caso hasta que finalice el proceso disciplinario.

 

Grimoldi ha dicho que las cajas se rigen por el derecho privado y que en ese campo decisiones de la junta como las bonificaciones no serían controvertibles.

 

En entrevista con el diario ‘El País’, de Cali, el año pasado, el director dijo que la salida del exauditor Juvenal Andrade de la entidad obedeció a “causas justas” y lo señaló de “llegar al punto de falsificar el contenido de varios informes de auditoría”. Según afirmó, los documentos legítimos fueron reemplazados “por supuestos hallazgos irregulares que jamás existieron”.

 

En el proceso hay varias grabaciones en las que el director habría reconocido algunas de las conductas que hoy lo tiene