LA GORGONA VUELVE ABRIR SUS PUERTAS AL TURISMO ESPECIALIZADO

gorgona-isla1

La isla Gorgona, uno de los más bellos paraísos turísticos del Pacífico Caucano, volverá a abrir, de forma parcial, sus puertas a los amantes del mar y las selvas.

La decisión se adopta luego de un estudio que llevó a las autoridades a concluir que el área está protegida, frente a eventuales ataques armados como el ocurrido hace cuatro meses cuando las Farc, supuestamente apoyadas por un suboficial de la policía, cruzaron desde Guapi a la isla y atacaron el comando policial, para volver a escapar rápidamente, pues el mar, que allí es bravo, o una posible respuesta inmediata del Gobierno podrían dar al traste con los asaltantes, que hubiesen quedado atrapados en la isla.

La Gorgona, como otros parques naturales del país, deben ser escuelas de aprendizaje del turismo ecológico y no fortalezas para el disfrute de unos cuantos ecologistas, anclados en visiones radicales, extranjeros o colombianos muy pudientes.

isla-gorgona

Gorgona es un pequeño paraíso de diversidad y un lugar privilegiado para la investigación científica.

Uno de los rasgos más sorprendentes de Gorgona salta a la vista desde alta mar: una frondosa y exuberante selva tropical desciende directamente desde las pequeñas cumbres nubladas hasta el azul intenso de las aguas misteriosas del océano Pacífico.

Pero las verdaderas sorpresas son las que se esconden bajo estas deslumbrantes superficies, tanto en tierra como en el mar.

En Gorgona se encuentran especies propias de la selva húmeda tropical, formaciones coralinas, gran variedad de especies marinas, colonias de nidación de aves marinas y de migración de aves playeras y marinas. Sus aguas son frecuentadas por delfines, cachalotes y la ballena jorobada, entre otros.

Gorgona también tiene importancia desde el punto de vista histórico-cultural. Sobresalen el asentamiento de una cultura precolombina del siglo XIII A.C., fundamental para la comprensión de la etnohistoria en la región, y el establecimiento de una prisión de máxima seguridad en la década de los sesenta del siglo pasado.