MISA CRISMAL DEL CLERO CAUCANO SIGNO DE COMPROMISO Y COMUNIÓN ECLESIAL

10951104_804931152931033_8411013686563475922_n

Monseñor Iván Antonio Marín López, Arzobispo de Popayán concelebró la Misa Crismal en cuya Eucaristía participaron los presbíteros y diáconos de su diócesis en la Catedral de Nuestra Señora de Asunción de la capital Caucana.

La Misa Crismal es una de las principales manifestaciones de la plenitud sacerdotal del obispo, que ha de ser tenido como el gran sacerdote de su grey, y como signo de la unión estrecha de los presbíteros con él.

En esta celebración se consagra el Santo Crisma y se bendicen los óleos de los catecúmenos y de los enfermos, que se utilizarán no solo en la Vigilia Pascual sino en la celebración de los sacramentos en las diferentes parroquias de la diócesis.

Esta solemne celebración es también la ocasión en que se reúne todo el presbiterio alrededor de su obispo, para hacer la renovación de los compromisos sacerdotales expresando así la comunión y fidelidad del Presbiterio con su Obispo y la fraternidad con sus hermanos de Presbiterio.

10425418_804931292931019_7626505070629737738_n

Algunos sacerdotes  asistieron a la Catedral acompañados con una delegación de fieles de sus parroquias, representando la comunidad de  fieles que se congregan junto con sus  pastores y ora por su fidelidad y perseverancia.

El Santo Crisma es un óleo mezclado con algún bálsamo o aroma como fragancia simbólica y para facilitar su distinción con el resto de óleos. Este aceite de oliva está destinado al sacramento de la confirmación y ordenación sacerdotal el obispo traza una cruz con el aceite sobre la frente del cristiano simbolizando la donación del Espíritu Santo.