Un Misil sin explosivos por el balcón: así fue el ataque de precisión de la CIA para asesinar Al Zawahiri

Fuentes oficiales de Estados Unidos anunciaron el asesinato de Ayman al Zawahiri, líder de Al Qaeda desde que Osama Bin Laden fuera ejecutado en 2011.

El terrorista, según las  informaciones preliminares, se encontraba en Kabul y durante la operación “no ha habido víctimas civiles”.

El ataque de EE.UU. fue con dos misiles aire-tierra Hellfire lanzado desde un dron, o avión no tripulado, y que explotó a las 06:16 de la mañana del 31 de julio en Kabul.

Según un alto funcionario norteamericano, en el ataque solo murió Al Zawahiri, aunque estaba en una vivienda con su familia, mujer e hijos, que salieron ilesos.

La familia vivió en Pakistán hasta que se mudó a Kabul este año, aprovechando el regreso de los talibanes al poder con el repliegue norteamericano.

Todo el ataque se hizo de forma remota, según esa fuente oficial estadounidense, sin un solo soldado de EE.UU. en el terreno, a diferencia de la muerte de Bin Laden en 2011. A Zawahiri se le mató lanzando dos misiles por un balcón.

El edificio no sufrió daños. El Presidente  Biden fue advertido antes del ataque y se le informó después. Desde mayo hubo reuniones en la Casa Blanca, en las que el presidente fue implicado, para planificar esta operación.

Según un alto funcionario del Gobierno de los EE.UU., en declaraciones a AFP, los servicios de inteligencia localizaron a la familia de Al Zawahiri en Kabul en 2022, cuando los ejércitos occidentales abandonaron Afghanistán. Durante los siguientes meses, los militares confirmaron que el líder terrorista se encontraba allí aunque nunca salía de la casa.

El  1 de julio los pocos funcionarios que conocían la operación se la presentaron a Biden en la «sala de situaciones», el mismo lugar desde el que Barack Obama siguió en directo el asesinato de Osama Bin Laden. El actual presidente de los EE.UU. pudo ver una maqueta a escala de la casa donde residía Al Zawahiri y cómo iría la operación, además de interesarse por toda la estructura y las habitaciones.

El 25 de julio fue cuando, finalmente, dio luz verde y autorizó “un ataque aéreo preciso y adaptado». «El ataque fue ejecutado por un dron. Dos misiles Hellfire [se dispararon contra] Ayman al Zawahiri, que fue abatido […]. Fue asesinado en el balcón”, concluyó el funcionario anónimo.

Según las autoridades estadounidenses, la operación del asesinato no tuvo bajas colaterales: tan solo murió Al Zawahiri. La fuente anónima apunta a que se utilizaron los nuevos misiles Hellfire R9X, apodados “flying ginsu” en homenaje a una marca de cuchillos inspirados en Japón.

Estos proyectiles tienen como principal novedad que no disponen de carga explosiva. Entonces, ¿cómo funcionan? Cuando el misil se acerca a su objetivo, este despliega seis cuchillas que se lanzan provocando cortes profundos y letales.