Física oriunda de Calarcá-Quindío fue premiada por la Academia Francesa de Ciencias

Esta semana, la física e investigadora colombiana Martha Cecilia Bustamante de la Ossa recibió un importante reconocimiento por parte de la Academia Francesa de Ciencias por sus aportes a este campo, especialmente, a la investigación de la física cuántica a la que contribuyó con su más reciente libro.

Bustamante oriunda de Calarcá, Quindío, y es hija del reconocido educador José J. Bustamante. Se graduó como bachiller del Instituto de Calarcá y realizó una maestría en Física en la Universidad Pedagógica de Colombia en 1981. Luego continuó sus estudios en astrofísica en la Universidad de París VII y allí también realizó un doctorado y un postdoctorado en Epistemología e Historia de la Ciencia.

A lo largo de sus más de 30 años de carrera como física, astrofísica e investigadora esta mujer colombiana ha trabajado como investigadora en historia de la ciencia en las universidades de Orsay y de París- Diderot.

Es precisamente por todo ese trabajo que Martha Cecilia Bustamante de la Ossa recibió una de las distinciones más importantes otorgada por la Academia Francesa de Ciencias, pues su trabajo ha hecho grandes aportes a la historia de los descubrimientos científicos en ese país.

El pasado 23 de noviembre, como cada año, la Academia Francesa de Ciencias entregó varias distinciones a diferentes científicos que han trabajado por el desarrollo de esa área a su país. Bustamante fue reconocida, especialmente, por sus aportes a la investigación de la física cuántica por la publicación de su más reciente libro llamado ‘A L´AUDE DE LA THÉORIE DES QUANTA’, o ‘En los albores de la teoría cuántica’, en español.

La calarqueña estudió estos manuscritos de físicos y matemáticos que vivieron a principios del siglo XX y, a partir de ellos, comprendió el desarrollo de la física cuántica en ese país. Y en su libro, explica el proceso, al detallar las notas que realizó el famoso matemático francés Émile Borel cuando estuvo en un curso de Paul Langevin, quien fue uno de los más importantes físicos de ese siglo, realizando importantes eventos sobre la física cuántica, como lo fue en el congreso Solvay de 1911.

La Academia resaltó que, en la actualidad, solo el 33 por ciento de los investigadores científicos en el mundo son mujeres, pero a pesar de ello cada vez más mujeres se destacan en áreas más importantes de la ciencia. Por ejemplo, esta colombiana recibió por parte de esta entidad el premio Paul Doistau-Émile Blutet el cual no solo reconoce su talento, sino sus notables contribuciones a la historia de la física en los siglos XIX y XX en Francia.

Con este reconocimiento, la colombiana entró al privilegiado grupo de personajes reconocidos por esta academia como lo han sido científicos como René Descartes, Blaise Pascal y Pierre de Fermat.