Entró en servicio la doble calzada de La Línea, cuya obra total costó $2,9 billones

El Mega proyecto Cruce de la Cordillera Central, la doble calzada que permite cruzar el sector de La Línea y que es una apuesta por la competitividad nacional, quedó desde este lunes al servicio de los colombianos.

Se trata la obra de infraestructura más grande de la historia de Colombia conecta a Cajamarca (Tolima) con Calarcá (Quindío); está conformada por 25 túneles, 31 puentes y 3 intercambiadores viales, en 30 kilómetros de doble calzada  y cuyo costo  alcanzó una inversión total de $2,9 billones.

Son 15 de estos túneles  que están en Tolima, mientras que 8 se localizan en Quindío. En el caso de los puentes-viaductos, 16 están en Tolima y los otros 15 en el Quindío.

El Presidente de la República, Iván Duque Márquez, puso en servicio el megaproyecto de infraestructura vial más importante del país en su historia: el Cruce de la Cordillera Central, una obra estratégica que impulsa la reactivación económica y promueve la competitividad de Colombia a nivel internacional, pues conecta en menor tiempo al centro del país con el suroccidente, una región clave para el comercio colombiano.

Luego de un recorrido por obras emblemáticas del proyecto en el que estuvo acompañado por la ministra de Transporte, Ángela María Orozco Gómez; el Director General del Instituto Nacional de Vías (INVÍAS), Juan Esteban Gil Chavarría, y los gobernadores de Quindío, Roberto Jairo Jaramillo Cárdenas, y del Tolima, Ricardo Orozco Valero.

De acuerdo con datos del Ministerio de Transporte, con esta nueva obra tomará 30 minutos el traslado de vehículos particulares y buses entre Calarcá y Cajamarca. Asimismo, el transporte de carga tardaría, aproximadamente, 50 minutos en este recorrido, con el que se reduciría la accidentalidad en un 95 %, según proyecciones.

Según el Instituto Nacional de Vías (Invías), esta Mega obra  construida en varios gobiernos significa una mayor competitividad para el país, pues, si bien se une directamente a solo dos departamentos, todo el suroccidente colombiano –que incluye al puerto de Buenaventura, el principal sobre el Pacífico colombiano– estará más cerca de Bogotá, Boyacá, Meta y los principales centros de producción.

Los pronósticos también estiman una mayor productividad nacional gracias a la obra, pues permitiría que sectores como el comercial y el turístico, vitales para la reactivación del país, «gocen de un fuerte impulso en más de 400 municipios de diversas regiones, como el Eje Cafetero, los Llanos Orientales o la Sabana Cundiboyacense, al contar con nuevas oportunidades de intercambio económico».