“En un mes se destruyó lo que nos llevó construir un siglo”: Federación de Cafeteros por bloqueos

Con el café está pasando la crónica de una muerte anunciada por bloqueos del paro nacional, según dijo el gerente general de la Federación Nacional de Cafeteros, Roberto Vélez Vallejo.

De acuerdo con Vélez, lo más grave que le podía pasar pasó y era incumplirles a los clientes en países como Estados Unidos.

“La crónica de una muerte anunciada. Lo dijimos desde el día uno, cuando arrancaron los bloqueos y vimos la imposibilidad de llevar el café a puerto. Tradicionalmente, el café colombiano va a una industria que lo usa como materia prima. Gracias al trabajo profundo que hizo la federación logramos un producto 100% colombiano”, indicó.

Dijo que, como consecuencia, los clientes en Estados Unidos y otros países usan café de otras procedencias

“Lo otro, el más grave de todos, es el que tiene una marca de café 100% colombiano y dice: voy a sacar la marca del mercado porque, como no tengo materia prima, no tengo ninguna otra opción. Esta es la crónica de una muerte anunciada. Estamos  destruyendo en un mes lo que nos llevó construir un siglo”, dijo.

Colombia hoy en día exporta a 14 países. Sin embargo, la situación está difícil aún. Mayo fue un mes  completamente caído en ventas porque los hoteles, restaurantes y cafeterías no pudieron abrir.

“Clientes que estaban en procesos de adquirir equipos no los adquirieron, nuestros clientes de Cali ,Popayán y Pasto, en este momento están desabastecidos, nuestro proveedor logístico no ha podido entregar  oportunamente, los clientes no saben si comprar o no comprar. A otros clientes les han destruido su negocio. La situación es angustiante”  dijo Vélez Vallejo.

“El año pasado tuvimos una caída en las ventas de 39,8% y este año nuestra inversión está destinada a sacar adelante a la empresa de estos inconvenientes que estamos teniendo y ver cómo logramos recuperar el nivel de ventas en el que estábamos” precisó el dirigente gremial.

“En pleno Paro, por  ejemplo, estábamos cargando un contenedor, pero ese contenedor ha tenido problemas para llegar al puerto, eso implicó problemas muy serios porque estamos vendiéndole al mundo la idea de que el café tostado en origen es lo mejor y el sector incumpliría con las ventas internacionales. Es angustiante que el cliente no sepa qué pasó con su café, no sepa dónde está y que uno tenga que decirle “qué pena, es que el contenedor no ha salido porque Colombia está en Paro y las carreteras están bloqueadas”, pues genera desconfianza desde el punto de vista del comprador. Ese comprador llama a su anterior proveedor a Italia y ese sí le llega sin ningún problema” explicó el gerente de Fedecafé.

“Muchas veces, por más de que el producto de uno sea de mejor precio o de mejor calidad y que los colombianos seamos los más queridos o simpáticos, si no podemos cumplir con los tiempos de entrega perdemos confiabilidad con los clientes cuando compran un producto de exportación” dijo finalmente.

 

Redacciòn