Argentina no pudo con la resistencia de Chile y empató 1-1 en su camino rumbo al Mundial de Qatar

El equipo de Lionel Messi empató 1-1 con Chile en Santiago del Estero. El próximo martes, la albiceleste visitará a Colombia en Barranquilla.

El partido frente a Chile fue algo sentimental para los argentinos antes de que iniciara. La estatua de Diego Armando Maradona a las afueras del estadio Único de Santiago del Estero, el rostro conmovido de Lionel Messi y la imagen del eterno 10 en las camisetas de todos los jugadores. Argentina no olvida. Y no lo hará, y buscará las maneras de rendir homenaje al futbolista más importante de su historia.

Este jueves, en la séptima fecha de las eliminatorias rumbo a Catar 2022, los argentinos no lograron una victoria para enaltecer el recuerdo, su primer partido desde que Maradona ya no está. Y eso que el equipo dirigido por Lionel Scaloni se fue adelante en el marcador con gol de Messi.

Guillermo Maripán tocó a Lautaro Martínez, sin quererlo y en su afán de detenerlo y lo derribó en el área. En principio, el juez del partido no señaló nada, pero luego de una extensa revisión del VAR se decretó el penalti. Cobro magistral del 10 frente a un Claudio Bravo que se movió antes de tiempo y que confió en sus instintos tal cual sucedía en los entrenamientos de Barcelona.

Anotación 72 para el máximo goleador de la albiceleste, el 21 desde los 12 pasos. Lastimosamente la ventaja duró 12 minutos, pues en una acción que no ameritaba peligro, Alexis Sánchez pasó desapercibido y por detrás empujó la pelota tras el pase de Gary Medel para el 1-1.

El hombre de Inter de Milán festejó, pero se contuvo hasta que la tecnología no validó el tanto. Todo eso pasó en la primera parte, también el tiro libre de Messi, el pasito a la derecha de Bravo y la volada del portero chileno para una atajada impresionante.

En el segundo tiempo, el encuentro se tornó enredado, pero con Argentina aprovechando las bandas, yendo para adelante por sinergia, porque había que ganar para ser líderes de la eliminatoria, al menos hasta que jugara Brasil (lo hará este viernes con Ecuador). Chile se replegó y apeló al contragolpe. Y en un par de ocasiones puso en aprietos a la zaga argentina, sobre todo cuando Sánchez y Eduardo Vargas se juntaron.

Messi tuvo otra ocasión de pelota quieta, muy cerca del arco de Bravo, pero esta vez fue el ángulo el que se impuso, donde se junta el palo y el larguero. El arquero chileno vio todo, sin poder reaccionar, mientras que el 10 se llevó las manos a la cabeza.

Redacciòn