“Parece que me voy a ir y sin lograr ver las cachuchas del estadio”:Pedro Antonio Zape Jordán

El fútbol es una disciplina deportiva, la cual genera gran relevancia en la vida de poblaciones como Puerto Tejada, pues  además de  ser la  más  popular, de  ella han salido  grandes figuras que han jugado en equipos del rentado nacional y en las  ligas de otros países.

El  practicar este fenómeno  social y cultural, ya sea de manera aficionada  o  profesional  representa todo un  mar  emociones como: La euforia, la ira, la rivalidad, la lealtad,la pasión,la ingratitud,la envidia, el  amor, etc.

Son sentimientos que subyacen en el ser humano pero quienes tienen la  experiencia, la  trayectoria, el respeto y reconocimiento, o han disfrutado las  mieles de  la  fama,sólo tienen la  autoridad moral para hablar sobre ellos.

Por  ello visitamos en su casa a Pedro Antonio Zape Jordán, quien ha sido considerado sin lugar a  dudas por la crítica deportiva como el mejor portero colombiano de todos los  tiempos y que está próximo a  cumplir 72  años de vida con todos los honores de quien le ha  dado gloria a Puerto Tejada y al País  entero.

Con orgullo dice que  nació al frente del que era el Teatro Mera y que sus  inicios como todo joven fue  en una  manga, en la cancha del Hipódromo al oriente de Puerto tejada  y unas de sus aficiones era irse a  bañar a “palomiar”  con  sus  amigos  a  Las Dos Aguas.

En 1966 a  17 los  años de  edad  llegó al Deportivo Cali. En esa época trabajaba también como jornalero en el Ingenio La Cabaña, pero, curiosamente, su aparición en el mundo del fútbol la hizo con la selección colombiana en 1967, con motivo de un torneo Juventud de América, cuando todavía no había debutado como profesional.

Su primer partido con el cuadro azucarero fue en 1969 en un encuentro entre el Deportivo Cali y Atlético Nacional. Ese año obtuvo su primer título con el Deportivo Cali y al año siguiente el bicampeonato. Para la década siguiente se convirtió en un jugador indispensable del Cali y también de la Selección Colombia, logrando con el cuadro vallecaucano el título de 1974 y finalista de la Copa Libertadores en 1978.

Tras 18 años de estar ligado al equipo caleño y con 35 años de edad, en 1985, Zape fue transferido al América. Allí fue suplente de uno de los mejores arqueros extranjeros llegados a Colombia, el argentino Julio Cesar Falcioni. Con los Diablos Rojos alcanzó a jugar cerca de 64 partidos,3 y logró dos títulos más en el torneo colombiano, siendo hasta el momento el único arquero en salir campeón con los dos equipos grandes del Valle de Cauca.

El guardameta Portejadeño se retiró en 1988 del fútbol activo, Como preparador de arqueros, fue campeón con Colombia en la Copa América de 2001. Campeón con el Deportivo Cali en el 2005 II. Además, estuvo en los Mundiales de 1994 y 1998. También trabajó en la Selección de Perú, dirigida por Francisco Maturana.

Zape trabajó como entrenador de arqueros de la selección Ecuador, al lado de Reinaldo Rueda, ex técnico verdiblanco y actual estratega de  la selección Colombiana, su amigo a quien admira y honra haber trabajado juntos.

Una de sus  actuales preocupaciones como hijo de Puerto Tejada es que el Estadio que  lleva su  nombre en la  Unidad Recreativa y Deportiva de  la  Villa Olímpica desde 1983, el mismo año en que se dispuso los  colores de la  bandera para su entrañable terruño, 38 años después no se  haya podido ponerle totalmente  la  cubierta a las  graderías e  iluminado, con la comparación odiosa que en municipios  vecinos  como Miranda y Corinto , juegan fútbol de  noche y sus graderías están cubiertas desde  hace  más de  dos  décadas.

 “Estando en  Quito  llegó al hotel donde estábamos  concentrados el director de Indercauca de la época  y palabras  textuales me  dijo: Pedrito ya te tengo la  solución de tu estadio, de tu estadio,yo me quedé sorprendido…Tenemos una plata que vamos a  mandar a Puerto Tejada para la cachucha o sea la cubiertas para  las  gradería.  Ya  cuanto  ha pasado desde que clasificamos a  la Selección de Ecuador  que  fue uno de los 32  equipos que participó en la Copa Mundial de Fútbol de 2014 de  la mano de Reinaldo Rueda, siendo   yo el entrenador de  arqueros y nada de la cubierta como debe ser… esto lo digo  no para causar roncha, ni discordias de esta situación y crean que estoy hablando chácharas” explica el veterano guardameta.

“Yo cada que  paso por Periconegro me da  gusto ver esa gradería, lo hermoso, lo bonito que se ve, el poder sentarse  y ver un partido de  fútbol, es impresionante como se ve ese escenario deportivo en esta  vereda, así quería yo ver mi estadio pero parece que me voy a  ir y no lograrlo” sostiene con cierta melancolía Zape Jordán.

Con esto el guardavallas  ha querido seguramente  decir  que el hincha, el espectador es fundamental para el éxito que caracteriza al fútbol, la articulación de los jugadores con la tribuna es la mezcla perfecta para la construcción del espectáculo, la euforia con la que la afición ambienta el juego los convierte en un jugador más, que merece respeto y ubicación digna en un estadio.

Porque la presión con la que viven un partido genera tensión y motivación al mismo tiempo para los jugadores, haciendo difícil el desempeño para el rival con sus cantos y movimientos, de tal manera que si no existiera la barra o el aficionado en unas graderías el fútbol perdería su esencia y su fervor.

Camila Cifuentes Valencia

 

Redacciòn