Urge rescate del Río El Palo

13692503_617658941731386_2282425920209672618_n


El río El Palo, el contaminado, el a veces nauseabundo, el afluente del río Cauca asfixiado por años y años de vertimientos industriales y domésticos, basuras y malos manejos, no siempre ha sido así.

 
Pero hoy los habitantes de Puerto Tejada nuevamente vemos impávidos como muere lentamente ante la complicidad de las autoridades ambientales del Cauca – CRC-  que poco o casi nada hacen para detener su degradación , asumir políticas serias para recuperarlo mediante la suspensión de ciertas actividades contaminantes y una reforestación adecuada.

 
A pesar de los mensajes y campañas de sensibilización ambiental para el cuidado y preservación de las fuentes hídricas, de unas pocas voces de ciudadanos se continúa viendo gran contaminación en este río que en una época era el mayor patrimonio natural y lugar de esparcimiento para sus habitantes y visitantes.

 
Lo lamentable de esta situación, es la indiferencia ante esta problemática y el poco interés que se percibe, por parte de algunos, por cambiar este panorama desalentador en que se ha convertido el río El Palo.

 

 

13728899_10208904592587054_8166408587086348726_n
¿Acaso los habitantes de Puerto Tejada ignoramos que la vida, la salud y el bienestar depende del agua limpia y fresca que se tenga?, ¿Por qué cada día se abusa más y más de las fuentes de agua dulce?, ¿Se olvida que las fuentes hídricas son indispensables para sobrevivir?.

 

 

Una de las causas de la contaminación es la inconsciencia de las autoridades y comunidades, siendo indiferentes de lo importante que es este recurso natural para la supervivencia humana.

 

 

 

Rio-ElPalo-Cauca
Una mirada a este afluente que baña a Puerto Tejada da para mostrarles cómo la cuenca se convierte en el degradado paisaje que hoy todos conocen, pero en el que –pese a la dura mano del hombre– la vida intenta abrirse camino lacónicamente.

 
Desde LA ULTIMA queremos hacerles un llamado para al menos evitar seguir contaminándolo con vertimientos industriales ni domésticos o residuos.

 
Sin embargo, todo cuerpo hídrico presenta su resiliencia (capacidad de auto recuperarse) pero si la carga es mayor a la velocidad de recuperarse, se rompe el equilibrio y el ecosistema se deteriora como pueden apreciarse en estas gráficas.

 
Ya es hora y nunca es tarde para cuidar, proteger, conservar o mantener en buenas condiciones la vegetación y la flora (localizadas en las márgenes de los ríos  contribuyentes como La Paila y Guegüe) para evitar estragos en épocas invernales como desbordamientos y de esta manera se asegura la regulación hídrica del ecosistema de esta cuenca.

 

13686609_617658885064725_6312650233585103349_n
En verano como “el fenómeno del niño” que está por terminarse, se mantiene la columna de agua más reducida pero no tan considerable donde se genera la eutrofización y la vegetación invasora reduce el espejo de agua o área de cuerpo hídrico, sin embargo, este proceso se da de manera natural, aunque se acelera por las descargas sobre los cuerpos de agua.

 
En el caso del  río El Palo es evidente el daño irreversible que la contaminación ha causado pero lo más triste es que no se vislumbra un proyecto de rehabilitación del río en la que todos los sectores e instituciones públicas, privadas y comunitarias, estén sintonizadas y alineadas con sus políticas y directrices, como premisa para movilizar e integrar a toda la sociedad en esta batalla por la vida de este patrimonio en la región.

 

Por: Gloria Inés  López Horduhy