Farc advierte a guerrilleros disidentes que deben aclarar posición

1417332660_530388_1417352340_noticia_normal

El negociador de paz de la guerrilla Pastor Alape aseguró que enviará una comisión al Frente Primero, que se niega a entregar las armas, para averiguar qué está sucediendo.

Luego de que el Frente Primero de las Farc anunciara este miércoles que se aparta del proceso de paz entre el Gobierno y esa guerrilla, y que no está dispuesto a entregar las armas y desmovilizarse, alias Pastor Alape, negociador del grupo subversivo, aseguró a la agencia Reuters que enviará una comisión para recolectar información de lo que está sucediendo y poder tomar una decisión al respecto.

Sin embargo, aseguró que el líder de esa estructura, Néstor Gregorio Fernández, alias Iván Mordisco, es un hombre que estaría en “proceso de descomposición” y que buscarán hablar con él. “Lo que entendemos es que es un grupo de personas que dice yo no le jalo a esto y queremos que gente que está cerca vaya hasta allá y aclare qué es lo que está pasando, ellos son del frente primero de las Farc pero no representan al frente primero y mucho menos a las Farc”, afirmó Alape.

Ese mismo día, el presidente Juan Manuel Santos les advirtió a los guerrilleros que no se quieran desmovilizar que este proceso de paz es “su última oportunidad…porque de otra forma terminarán en una tumba o en una cárcel».

 Aunque el tema se mantenía con estricto sigilo, en la región del Guaviare era un secreto a voces: El Frente Primero de las Farc no estaba de acuerdo con el acuerdo de paz y se mantendría en armas. La noticia la confirmó el presidente Juan Manuel Santos, quien en un tono amenazante les advirtió que es la última oportunidad para dejar las armas, de contrario serían atacados con toda contundencia.
Pero la duda es qué tan poderoso es el Frente Primero de las Farc, ‘Armando Ríos’, que se atreve a retar al Gobierno y al secretariado.
farc-campamento-guerrilla-afp

Su comandante no es tan reconocido en la línea de mando de las Farc, se trata de Néstor Gregorio Fernández, alias Iván Mordisco. Asumió este cargo luego de que el carcelero de las Farc, alias César (el mismo que tuvo en cautiverio a Ingrid Betancourt y varios de los políticos secuestrados) fuera capturado en la Operación Jaque, en julio de 2008.

De confirmarse la disidencia de las Farc, este no sería un asunto de poca monta. La zona donde opera este frente es uno de los enclaves más importantes de esta guerrilla. Al punto que los fracasados diálogos de paz, durante el Gobierno de Andrés Pastrana, se dieron en esta región. Las primeras pistas del rechazo a los diálogos de La Habana, pueden estar en las presuntas violaciones, aunque mínimas, al cese al fuego decretado por las Farc precisamente en esa región.

FARC-Arauca_2_6

En la década de los 90’s demostraron su fortaleza militar en operaciones contra las bases policiales y militares de Miraflores y Mitú. Más adelante, se apropiaron de la cuenca de los ríos Unilla, Itilla y Vaupes convirtiendo la región en “una zona liberada”, como lo señalan las Farc.

A la par de que se conocía la posición de este frente disidente (ubicado en el Guaviare), el equipo de paz del Gobierno informó yaer que dirigentes de las Farc viajarán a Colombia para participar en visitas técnicas de preparación de las zonas de concentración de la guerrilla previstas en el acuerdo sobre el fin del conflicto.

Según Humberto de la Calle, jefe negociador del Gobierno, no se trata de una concesión a las Farc sino un «escenario necesario para preparar la implementación de los acuerdos de cese al fuego y dejación y para que los hombres y mujeres de las Farc conozcan los términos de lo que se acordó y solidifiquen una decisión colectiva de asegurar el cumplimiento de los acuerdos».

Un grupo de miembros de las Farc también viajará desde Colombia a La Habana para entrenarse como integrantes del mecanismo de verificación del proceso de paz. Los guerrilleros recibirán en la isla preparación en las tareas que deberán cumplir como observadores del fin del conflicto colombiano, junto a representantes del Gobierno, la ONU y varios países de la región.

1465665760_902849_1465665849_noticia_normal

Además, el próximo 10 de julio comenzará en el municipio colombiano de Briceño, en el estado de Antioquia, «un esfuerzo conjunto de sustitución voluntaria de cultivos de uso ilícito».

Tras pactar las condiciones del fin del conflicto, las delegaciones de Gobierno y guerrilla han seguido trabajando en La Habana para resolver temas pendientes antes de la firma del acuerdo definitivo de paz, cuya fecha aún no se ha anunciado.

Entre esos temas pendientes se incluyen los flecos de los otros cuatro puntos acordados desde que comenzaron las negociaciones (desarrollo rural, participación política, narcotráfico y víctimas) además del punto sobre implementación y refrendación del acuerdo de paz.