Secretaría de la Mujer del Cauca rechaza el abuso y Violencia Contra las Mujeres

 

La Secretaría de la Mujer de la Gobernación del Cauca,a cargo de Elvia  Rocío  Cuenca Bonilla  tiene como misión institucional adoptar medidas para prevenir, sancionar y erradicar todas las formas de violencias contra las mujeres, reconociendo el respeto por la diversidad y la vida en condiciones dignas, por tal motivo rechaza de plano todo acto violento que atente contra la dignidad humana de las mujeres, en el entendido de que hay una grave lesión a los derechos humanos.

Sea el momento de precisar que la ley 1257 de 2008, ha contribuido, entre otros temas, a desnaturalizar las violencias contra las mujeres, a identificar distintas formas de violencias por razones de género, a proteger, en muchos casos, a las mujeres a través de diversas medidas creadas por la ley, como las órdenes de alejamiento y la casa refugio; a evitar el enfrentamiento de las víctimas con el agresor y a promover la denuncia.

 edit1

Sin embargo, según la secretaría de la mujer manifiesta que aún las mujeres se enfrentan a prejuicios y estereotipos por parte de las autoridades encargadas de aplicarlas y a la inobservancia del principio de la debida diligencia en la investigación, prevención y sanción. Razón por la cual la Corte Constitucional ha tenido que intervenir ante esta situación, en donde exhorta al Gobierno Nacional y al Congreso de la República sobre la necesidad de emprender acciones para “reconfigurar los patrones culturales discriminatorios y los estereotipos de género presentes aún en los operadores de justicia en Colombia”.

Por lo anterior, muchas veces delitos como el feminicidio (Ley 1761 de 2015), no son sancionados de manera integral y eficaz, por cuanto “los operadores jurídicos carecen de nuevos marcos interpretativos en perspectiva de género, de lo contrario tendríamos fallos judiciales con un enfoque diferencial de género al decidir cualquier asunto a su cargo. Sea pertinente recordar que el feminicidio es conforme la definición de la Doctora Isabel Agatón Santander, el resultado de un continuum de violencias que se ejerce contra las mujeres, en el ámbito público o privado, como una manifestación del poder y control que ejercen los hombres sobre la libertad, la intimidad, el cuerpo, el pensamiento y la vida de las mujeres, avalado culturalmente y menospreciado y justificado en las decisiones judiciales” señaló Elvia  Rocío Cuenca, secretaria departamental  de la Mujer

Frente a lo anterior, se destaca El ejemplo más vivo lo tenemos este 21 de junio de 2016, en el Juzgado Sexto Penal del Circuito de Conocimiento de Popayán ©, con la audiencia de -SPA- Allanamiento-, a las 9 de la mañana, dentro del proceso por feminicidio de que fue víctima  JENIFER ALEXANDRA BENAVIDES GONGORA, situación por la cual, desde la Secretaría de La Mujer se hace un llamado de atención a los operadores jurídicos, para que con base en los criterios y medidas basadas en el respeto y la diferencia de la mujer, adopten decisiones que busquen prevenir, sancionar y  erradicar todas las formas de violencia contra las mujeres, para lograr del Cauca, un territorio libre de violencias; así lo destacó Cuenca Bonilla, quien también manifestó que se debe tener en cuenta la postura de la Corte Constitucional, quien ha advertido que como Estado Colombiano se está en la obligación de eliminar cualquier forma de discriminación y violencia contra las mujeres; por tal motivo es imperativo que se incorporen criterios de género a la hora de dar solución al caso mencionado.

En virtud de lo anterior, es importante recordar  los aspectos señalados por la Corte, para dar un mínimo de enfoque de género en los fallos judiciales:

 (i)Desplegar toda actividad investigativa en aras de garantizar los derechos en disputa y la dignidad de las mujeres;

(ii)Analizar los hechos, las pruebas y las normas con base en interpretaciones sistemáticas de la realidad, de manera que en ese ejercicio hermenéutico se reconozca que las mujeres han sido un grupo tradicionalmente discriminado y como tal se justifica un trato diferencial;

(iii)No tomar decisiones con base en estereotipos de género;

(iv)Evitar la revictimización de la mujer a la hora de cumplir con sus funciones; reconocer las diferencias entre hombres y mujeres;

(v)Flexibilizar la carga probatoria en casos de violencia o discriminación, privilegiando los indicios sobre las pruebas directas, cuando estas últimas resulten insuficientes;

(vi)Considerar el rol transformador o perpetuador de las decisiones judiciales;

(vii)Efectuar un análisis rígido sobre las actuaciones de quien presuntamente comete la violencia;

(viii)Evaluar las posibilidades y recursos reales de acceso a trámites judiciales;

(ix)Analizar las relaciones de poder que afectan la dignidad y autonomía de las mujeres.

 portada_noquierotupiropo2

Finalmente, desde la Secretaría de la Mujer se invita  a las organizaciones en defensa de los derechos de las mujeres, la Institucionalidad y comunidad en general a unir esfuerzos que busquen cerrar toda brecha de maltrato, violencia y discriminación contra las mujeres y de esta forma, construir desde el respeto y la tolerancia un Cauca, Territorio de Paz.