Santos ofrece 3mil millones por Dairo Antonio Úsuga, alias ‘Otoniel’

160411_03_ComiteSeguimientoBacrim_1800

Al concluir el Comité de Seguimiento a las bandas criminales, el presidente Santos anunció un bloque de búsqueda contra las bacrim.

Elevan a $3.000 millones recompensa por información del paradero de 'Otoniel'

La constante propagación de las acciones delictivas de las bandas criminales (bacrim) llevó al presidente Juan Manuel Santos a tomar cartas en el asunto para diseñar nuevas estrategias frente a las actuaciones de estas organizaciones delincuenciales.

Al concluir el Comité de Seguimiento a las bandas criminales, el Jefe de Estado dio a conocer varias medidas a seguir para mitigar el impacto de las labores delictivas desplegadas por los integrantes de esta mezcla mafiosa entre delincuencia común y narcotraficantes.

Primero se impartió la orden de elevar de $1.500 a $3.000 millones la recompensa a quien suministre información concreta que permita dar con el paradero de Dairo Antonio Úsuga, alias ‘Otoniel’, máximo jefe del clan Úsuga.

La medida establecida por el Gobierno se da luego del paro armado que decretó hace dos semanas esta banda delincuencial. La acción de los Úsuga llevó a un cese de todas las actividades en algunos municipios de Antioquia, Córdoba, Cesar y Bolívar.

5023deb4b05641b1b5ef140da8e8cdf5

Dentro de las estrategias del Estado, como segunda medida también se puso en marcha contra las bacrim un bloque de búsqueda más robustecido conformado por las Fuerzas Militares, la Policía Nacional y la Fiscalía General de la Nación. La intención es atacar con esta unidad las zonas donde se presume están concentradas las bacrim.

La orden es clara: este año debe ser ejecutadas 1.700 operaciones en todo el territorio nacional dirigidas específicamente al desmantelamiento de estas organizaciones. “El fin del conflicto nos obliga a fortalecer nuestras acciones contra cualquier amenaza criminal”, dijo Santos.

El único camino que les queda a estos grupos es el sometimiento a la justica o enfrentar el rigor de la acción del Estado”. Así concluyó Santos su intervención en la Casa de Nariño al finalizar el Comité de Seguimiento.

FFEE

Las bandas criminales se han convertido poco a poco en la principal fuente de inseguridad del país, por encima de las Farc y el Eln. De ahí que sean ahora la prioridad del Estado en el despliegue de las actividades castrenses.

Y es que de tal orden es la intranquilidad por las bacrim que seis organizaciones la semana pasada denunciaron ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) el surgimiento de una «nueva fase» del paramilitarismo en Colombia.

Las organizaciones hicieron una petición para que el Gobierno colombiano reconozca a estos grupos armados como paramilitares y dejen de llamarse solamente bandas criminales. Vale recordar que el clan Úsuga, al que las autoridades han vinculado con el cartel de Sinaloa, liderado por el mexicano Joaquín el ‘Chapo’ Guzmán, nació después de la desmovilización de las ya disueltas Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), que llegaron a un acuerdo para dejar las armas en 2006. Actualmente la organización liderada por ‘Otoniel’ se hace llamar las Autodefensas Gaitanistas de Colombia.