Reconocimiento a Emith Montilla y el Club Kiwanis

Mariana-Garcés-Emith-Montilla

 

En buena hora cumple ya  su XXVI edición el Festival Internacional de Música Clásica de Santander de Quilichao y otros municipios del Norte Caucano, evento   cultural que engalana y resalta la Semana Mayor en esta región.

El Cauca está constituido por un amplio conjunto de culturas, resultado de las múltiples y diversas formas de vivir y de entender el mundo. Sus profundas raíces se nutren de los  pueblos indígenas, afros y mestizos que han sobrevivido en condiciones sociales, económicas y culturales diversas.

 Debido a ello, este certamen musical de carácter internacional es un instrumento que ha  buscado de alguna forma  la democratización de la cultura, acercando el mundo a una región rica en expresiones y talentos artísticos,  con un esfuerzo que tiene credibilidad  y seriedad en sus organizadores.

Este Festival ya para orgullo de  todos  los Caucanos, es el producto de una curaduría artística de altísimo criterio. En donde en cada versión gracias al apoyo recibido del sector público, la empresa  privada y el propio Ministerio de  Cultura, ha  sabido  combinar un repertorio delicadamente escogido con la acústica natural de los espacios  Quilichagüeños y demás municipios Nortecaucanos.

Hoy en día, este Festival  de Música  Clásica ocupa un espacio particular en el circuito mundial de los eventos de música culta. Es un certamen con una identidad fuerte, tanto por los variados lugares en el que se desarrolla como por los contenidos que llegan  a todos  los públicos.

Además de su programa de conciertos y presentaciones en cada edición, el Festival ofrece muchas otras oportunidades  alternamente alrededor de la devoción  religiosa de la época, como  son las exposiciones artesanal, gastronómica y floral de la región.

Es por ello que es apenas justo y relevante hacer un reconocimiento a  la tesonera y admirable labor que durante tantos  años por amor a este terruño, ha venido adelantando Emith Montilla Echavarría y  La Fundación Club Kiwanis Tierra de Oro, quienes en cada oportunidad han logrado  presentar programas del más alto calibre artístico que propenden por la formación de la nueva generación de músicos caucanos, el gusto por la buena  música y que han  ayudado  también a entender la urgente necesidad de  restaurar  el tejido social de la  región a través de la inclusión de las expresiones   artísticas regionales, nacionales e  internacionales alrededor de la música clásica.

Ellos han ha sido  capaz de generar  desde Santander de Quilichao  un alto impacto artístico, social y pedagógico para posicionar al Cauca y a Colombia como destinos culturales mundiales obligados que atraigan turistas nacionales e internacionales alrededor del Festival.

Por: Luís Barrera

lualabamo@hotmail.com