The Rolling Stones estremecieron a Bogotá

The Rolling Stones es una banda británica de rock originaria de Londres. La banda se fundó en abril de 1962 por Brian Jones, Mick Jagger, Keith Richards, Bill Wyman, Ian Stewart y Charlie Watts.

Tras el enorme éxito de su gira norteamericana de estadios en el 2015, Zip Code tour, la agrupación inglesa decidió hacer una gira por Latinoamérica, que comenzó en Santiago de Chile el 3 de febrero. Tuvieron que pasar 10 años para que la banda integrada por Mick Jagger, Keith Richards, Charlie Watts y Ron Wood regresara a Latioamérica.

La banda exige que su producción tenga el escenario, las luces y el sonido doce horas antes del concierto, todo con el fin de contar con el tiempo necesario para reaccionar ante cualquier tipo de eventualidad.

La logística está armada para que solo hasta las 4:45 p.m. de hoy, se permita el acceso del público a las distintas localidades del estadio, en especial para Cancha General y Platino, las cuales no tendrán silletería numerada.

Una de las características del Tour Olé que vienen cumpliendo en América Latina, es la puntualidad británica en el espectáculo, por lo que se les recomendó a los asistentes llegar con el suficiente tiempo para realizar el ingreso por los diferentes anillos de seguridad y no perderse ni un minuto de este show.

La espera por el concierto más histórico que se haya realizado en Colombia terminó en la noche de este jueves, en medio de fuegos artificiales y un fuerte aguacero que empezó desde la tarde.

Largas filas, reventas de boletas, ‘souvenirs’ a precio de oro y distintas generaciones abrazadas por la misma fiebre, fueron la nota predominante que se encontraron quienes acudieron a El Campín a su cita con la legendaria banda británica los Rolling Stones.

A pocas horas de iniciarse el espectáculo, había quienes estaban revendiendo boletas para la localidad Oriental Alta a $2 millones, las mismas  que originalmente costaban $513.000.

Los vendedores hicieron su agosto anticipado, al vender camisetas a $15.000, gorras a $10.000 y bandanas a $10.000. Las comidas y bebidas estuvieron a cargo de Andrés Carne de Res, aunque brilló por su ausencia la oblea, último antojo  de Mick Jagger.

El 70% del público tenía más de 40 años, por eso  la banda que abrió,   Diamante Eléctrico, que tiene acogida entre los más jóvenes no contó   con su  total respaldo y a las 7:46 p.m.  cerraron.  A esa hora  no había lleno total,  pero la gente seguía ingresando. Y aunque escampó por un rato, la lluvia siguió amenazante.

Y con la puntualidad que caracteriza a los británicos, a las 8:30 Mick, Ron, Charlie y Keith, junto a sus músicos de apoyo, subieron al escenario y empezó esta fiesta de puro rock & roll.

El imponente escenario siempre con la pasarela que permite que Mick esté más cerca del público, en la que caminó y corrió, pero en especial bailó a su manera muy particular.

El cuarteto estuvo acompañado por dos coristas, un bajista y dos maestros en los teclados y dos saxofonistas.

272ac26ffc80a6c609b5fc6377da0500

‘Hola Bogotá’, ‘Hola Colombia’, ‘Hola rolos’, las frases en español de Mick siempre elegantemente colorido al vestir. También habló de su primera vez en Colombia y agradeció a la banda colombiana Diamante Eléctrico. 

‘Dead flowers’ fue la canción que los colombianos eligieron para que la banda tocara.

«El grupo ha contribuido siempre a la economía colombiana», dice Mick, mientras hace una pausa y continúa, «Ronn aún consume ocho tazas de café».

La tranquilidad de Charlie en la batería, los cambios en el protagonismo entre Keith y Ron, contrastaban con la efusividad de Mick en el canto y baile. 

Le llegó el turno a Keith para que interpretada dos de aquellas canciones que creó en los años setenta y que casi en un acto de rebeldía decidió cantar él: ‘You Got the Silver’ y ‘Before They Make Me Run’.

Lo que no se imaginaban los fanáticos de la banda inglesa era que Mick Jagger anunciaría una sorpresa, “alguien a quien queremos mucho, alguien de su país, nuestro parcero Juanes”.

El cantante colombiano tuvo tiempo de lucirse con la guitarra al lado de Keith Richards y Ron Wood y de cantar al lado de una de las leyendas vivas del rock, Mick Jagger.

image_content_25558328_20160310223337

“Fantastico”, gritó Jagger al finalizar la canción que sacó una fuerte ovación del público hacia el artista colombiano. Un abrazo entre ambos cerró una noche inolvidable para el cantante paisa.

Es imposible compilar 53 años de historia musical, pero la selección fue perfecta y estuvieron la mayor cantidad de canciones que la mayor parte del público quería escuchar. 

El viaje fue por ‘Start Me Up’, ‘Paint It Black’, ‘It’s Only Rock ‘n’ Roll (But I Like It)’. ‘Miss You’, ‘Gimme Shelter’, además de la infaltable ‘Sympathy for the Devil’ y ‘Brown Sugar’, mientras que entre las grandes ausentes ‘Angie’ y muchos esperaban el coger de Bob Dylan,’Like a Rolling Stone’.

Rolling_Stones-Juanes_MILIMA20160311_0007_30

Y para el cierre la tan esperada ‘(I Can’t Get No) Satisfaction’, el clásico de clásicos e himno de los años sesenta, con la cual el estadio vibró y el grupo se despidió.

Apartes del espectáculo

Los Rolling se presentaron en un escenario de 58 metros de largo y 25 metros de profundidad, con una larga pasarela.

Jagger ofreció instantes que solo él sabe, le quitó un cigarrillo a Ron Wood mientras lo fumaba y tocaba al tiempo, dijo en español que tomaron  aguardiente y les dio guayabo y deleitó tocando la armónica en ‘Midnigth Rambler’.