Así planearon Messi y Neymar el penalti contra el Celta

La obra fue hecha el último domingo en la goleada del Barcelona 6-1 ante Celta. Messi se disponía a hacer el cuarto gol luego de una infracción que le habían cometido. Pero se paró desde los doce pasos y decidió hacer una de las jugadas más destacadas y comentadas del último tiempo.

El argentino amagó, tocó para un costado esperando el ingreso de un compañero (el pacto era con Neymar). Llegó Suárez a la carrera y la mandó a guardar contra un palo.

La hermosa jugada con la que Messi y Suárez convirtieron un penal en un tremendo golazo, tiene gestos y detalles previos y posteriores que fueron reflejados por las cámaras de televisión en España y resumidos en un compacto que fue difundido por el programa deportivo, El Día Después.

Ensaya el sábado

En la sesión previa al partido ante el Celta, Messi y Neymar ensayaron el lanzamiento de penalti. De forma discreta, nada evidente, como si se tratara de un juego. Algún portero sufrió su plan. Varios jugadores más se percataron de la tentativa pero muy pocos dedujeron que la iban a poner en práctica de inmediato.

La hacemos”

Cuando Messi se levantó después del derribo de Jonny y de que el árbitro señalara el penalti, Neymar se le acercó, chocó las palmas de sus manos y le abrazó susurrándole al oído: “La hacemos”. A partir de aquel momento, con todo el disimulo del mundo, la trama del penalti indirecto se puso en marcha.

El banquillo se lo huele

Movimiento entre los suplentes y el staff técnico. No había certeza pero sí la suposición de que Messi y Neymar lo iban a intentar. Algún jugador que el día anterior les vio practicar, advirtió de esta posibilidad pero sin excesiva convicción. El suspense estaba servido.

De la Fuente informa a Luis enrique

Antes del lanzamiento, el técnico de porteros, José Ramón de la Fuente, avisa a Lucho de las intenciones de Leo y Neymar. La expresión del entrenador azulgrana es de absoluta incredulidad. Unzué mueve también la cabeza. Les ven capaces. Por eso, en la rueda de prensa posterior, Lucho admitió que lo sabía.

Luis, estrella invitada

Messi cumplió el ritual del lanzamiento con la seriedad de siempre. En dos ocasiones colocó bien el balón en el punto de penalti. Se giró hacia atrás un segundo para localizar a Ney. Su rol era golpear con suavidad hacia delante y hacia la derecha. Su sorpresa fue ver a Suárez llegar embalado y no a Neymar. La defensa del Celta no reaccionó. Luis aseguró después a sus compañeros que no sabía nada.

Celebrado el tanto y camino del centro del campo, Neymar bromeó con Suárez haciendo el gesto de una colleja ‘cariñosa’ por haberle birlado el gol. “Era para mí”, le dijo. Antes, el uruguayo y el brasileño se abrazaron felices por la gesta.

ionel Messi levanta las cejas y mira su cómplice Neymar. Vaya a saber cuándo y por qué habían planeado jugar dentro del juego. Y llegaba el momento de llevar a cabo el plan. El brasileño, que juega con sus mismas cartas, pone cara de pícaro. Pero son buenos hasta para disimular. Hasta para guardarse el truco y ni siquiera compartirlo con Luis Suárez, el hombre que completa el trío de ataque y quien finalmente le puso firma a la obra de arte.