Viceministra de minas se reúne con  Gobernador y Alcaldes Caucanos para analizar crisis minera.

12688303_1079628918754128_5315515369472925542_n

En el segundo día de la cumbre de  mandatarios  locales del Cauca de cara a la formulación del Plan de Desarrollo Departamental que viene articulando el gobierno seccional que  orienta Oscar Rodrigo Campo Hurtado, la viceministra de Minas la vallecaucana María Isabel Ulloa Cruz dio a conocer las políticas y control que esta dependencia está ejecutando en los proyectos mineros en todo el territorio Caucano.

La funcionaria recibió de parte del gobernador y alcaldes presentes varias  inquietudes y preocupaciones sobre el impacto ambiental que está originando la explotación  legal e  ilegal en varias  regiones del departamento en donde se está acometiendo graves daños al ecosistema de  la región.

En este encuentro de socialización del plan de desarrollo  para el cauca en integración con sus 42  municipios se  reconoció que en el Pacífico colombiano se ha venido realizando históricamente una actividad minera artesanal la cual es denominada de “barequeo”. En esta actividad no se utilizan grandes máquinas sino que por el contrario es la mano del hombre la que extrae de manera muy artesanal el mineral y obviamente en pequeñas cantidades.

Minería-Ilegal-4

Pero, en los últimos años la llegada de retroexcavadoras, dragas y dragones ha cambiado la relación con el territorio y dramáticamente las relaciones sociales ya que la presencia de actores armados se ha incrementado con la aparición de este tipo de minería.

 

Es necesario en este punto hacer una pausa y distinguir muy bien la minería ilegal de la minería artesanal, informal o tradicional; ya que muchas veces se trata de confundir estas formas de minería sin tener en cuenta que la artesanal o tradicional es aquella que la comunidades han venido realizando durante décadas y hacen parte de sus prácticas culturales y medios de subsistencia para luchar contra la pobreza ; como son los casos de la Toma en el municipio de Suarez o en  Timbiquí y  guapi en Litoral Pacífico Caucano por solo nombrar un par.

MIUlloa

La Viceministra de  Minas María Isabel Ulloa  quien es abogada de la Universidad de Los Andes con maestría en Administración Pública de la Universidad de Nueva York (NYU) y tiene una amplia experiencia en el sector público y asuntos políticos, reconoció  la presión que ejerce la minería sobre la población rural , la cual es muy fuerte pasando por encima de los intereses colectivos, destruyendo la propiedad colectiva, como es el caso de los consejos comunitarios, la cual se transforma en propiedad privada, generando expectativas lucrativas dentro de las comunidades; inflando la economía rural lo que trae consigo mayores niveles de pobreza y miseria.

Según la viceministra de minas en la actualidad se han otorgado en este departamento 239 títulos mineros y hay en estudio 408 solicitudes de concesión y 230 solicitudes de legalización.

La funcionaria expuso además, que  “la gran minería implica protección y vigilancia en toda la cadena de explotación, que por ser de carácter ilegal, solo puede ser protegida y vigilada por grupos armados ilegales, lo que vulnera aún más las comunidades que de manera directa o indirecta están involucradas en la minería de hecho”.

 

12662582_971654569581683_4437946007072838691_n

Algunos  alcaldes advirtieron como en el Cauca, el Estado ha otorgado concesiones mineras, sin que se hubiese surtido el proceso que garantice el derecho a la Consulta Previa con las comunidades étnicas.

 

Al tiempo que  dieron a  conocer  sus preocupaciones  en torno a  lo que se han identificado entre otros impactos y que  han  generado el desarrollo de megaproyectos mineros algunos como: desplazamientos forzados, pérdida de la cultura, desaparición de sus costumbres, tradiciones y lengua, afectación a la salud, pérdida del territorio, vulneración de los derechos a la autonomía y al autogobierno, la destrucción de los bosques, la contaminación de las fuentes de agua, la contaminación del aire y la destrucción de la biodiversidad, la extorción, entre otros.

 

En la reunión se dio  a  conocer  que las comunidades afrocolombianas e indígenas de manera reiterada han manifestado su desacuerdo con la realización de la explotación minera legal e ilegal en el lecho del río El Palo, la cuales han afectado notablemente este  afluente del río Cauca, el cual por estos días ante el impacto del fenómeno del niño presenta  un deplorable estado en toda su cuenca hidrográfica.

 

Otra de las iniciales conclusiones originadas en la cumbre de alcaldes tiene que ver con la que en  la actualidad, dado el auge del precio del oro, se  está imponiendo una minería ilegal en los territorios del pacífico colombiano.

 

En Chocó,  Valle, Cauca y Nariño este tipo de explotaciones se  viene desarrollando sin ningún control y sin importar dónde se ubican: áreas protegidas, selvas, territorios étnicos, ocasionando daños irreparables en el territorio. Su carácter clandestino hace aún más complejo el conflicto.

img_6814

Por su parte  el gobernador de  los  caucanos  señaló el compromiso del gobierno  departamental para enfrentar la crisis  ambiental generada por la minería en la región al tiempo que recordó que “un buen plan de manejo ambiental es el que, de manera detallada, establece las acciones que se requieren para prevenir, mitigar, controlar, compensar y corregir los posibles efectos o impactos ambientales negativos causados en desarrollo de un proyecto, obra o actividad; así como los planes de seguimiento, evaluación y monitoreo y los de contingencia, todo ello para que actividades como la minería sean verdaderos aliados para el progreso y el desarrollo de la región”·.

 

Una de las grandes conclusiones que se ha llegado en la reunión con la viceministra de  Minas  y energía en Santander de Quilichao  tiene que ver con que los grupos humanos  y las  comunidades  caucanas que durante años mantuvieron un equilibrio con la naturaleza, con procesos productivos que les permitieron satisfacer sus necesidades sin someter a una destrucción su entorno, en pocos años han asistido a una desaforada explotación de la pesca, la madera y el oro, conllevando a una pérdida de oportunidades para subsistir  y lo más denigrante para  la regiones  afectadas  por la  minería en todas  sus modalidades es que el 78% de la población se encuentra con las necesidades básicas insatisfechas.

Lo que hace imperiosos trabajar conjuntamente entre los distintos gobiernos y comunidades a  fin de identificar las debilidades y  afectaciones que el sector minero viene  originando en los territorios del Cauca.