Capturan a alias el ‘Ahijado’, jefe del clan Úsuga en el Valle del Cauca

Llevaba pocos meses comandando esa estructura en el sur occidente del país. Alias ‘Otoniel’ le había encomendado monopolizar la salida de cocaína en esa región. Era el ahijado de Carlos Castaño.

Capturan a alias el 'Ahijado', jefe del clan Úsuga en el Valle del Cauca

En un operativo llevado a cabo en Buga (Valle del Cauca), fue capturadoYony Alberto Grajales Álvarez, alias el ‘Ahijado’ o ‘Guajiro’, quien desde hacía tres meses estaba manejando los negocios de narcotráfico del Clan Úsuga en el norte del Valle. El operativo fue llevado a cabo por hombres de la Dijín de la Policía en una vivienda ubicada en zona rural de la vereda de Quebradaseca.

El operativo, que se realizó en el marco de la operación Agamenón, con la que busca capturarse a Dairo Antonio Úsuga, alias ‘Otoniel’ –jefe máximo de los Úsuga–, comenzó a las seis de la mañana del viernes. Los hombres de la Dijín llegaron hasta la vivienda dealias “Ahijado”, una lujosa edificación en la que, además del capturado, se encontraban su suegra, su hija y su esposa.

Yony Grajales era uno de los hombres más buscados del Clan Úsuga, pues desde 2006, cuando se vinculó a la organización criminal, manejó las finanzas de la organización en el Golfo de Urabá. El hombre de 33 años comenzó a delinquir, según las autoridades, desde su infancia, pues su madre era la cocinera de confianza del exjefe paramilitar Carlos Castaño, de quien era ahijado. De ahí su apodo.

Era tal la cercanía entre Grajales y Castaño, que el ‘Ahijado’ acompañó en varias oportunidades a Castaño en vueltas criminales, según explicó la Policía. Además, Castaño le habría presentado a otros jefes paramilitares, y por esa razón, tras las desmovilizaciones de las autodefensas, Grajales entró a ser parte del Clan Úsuga.

El “Ahijado” no solo tuvo nexos directos con Carlos Castaño. Su tío era otro de los principales jefes de los Urabeños: Francisco Morelo, alias “Negro Sarley”, el hombre que controlaba la mayoría de rutas de narcotráfico de la organización. Fue junto a su tío que Grajales aprendió de los pormenores del negocio de tráfico de drogas. La policía explicó que una vez su tío murió en operativos en 2013, Yony Grajales pasó a ser jefe de finanzas de los Úsuga, especialmente controlando los envíos de droga que pasaban por Centroamérica.

El Clan Úsuga, confirmaron las autoridades, está en un plan de expansión de su poderío por regiones como Norte de Santander, Chocó, los Llanos orientales y, recientemente, en el Valle. Por ser hombre de confianza de alias ‘Otoniel’ y alias ‘Gua-gua’, hace tres meses a Yony Grajales le encomendaron hacerse con el control del narcotráfico en el sur occidente del país. Sin embargo, debido al seguimiento que la Dijín y la DEA habían comenzado contra él desde hace dos años, dichos planes fueron frustrados.

A Yony Grajales se le atribuyen delitos relacionados con el narcotráfico, tiene orden de extradición pendiente emitida por la Corte del Distrito de Nueva York. Además de su relación con el tráfico de drogas, la Policía está tratando de establecer su responsabilidad en otros delitos en el Valle, como las llamadas ‘casas de pique’ en Buenaventura. Actualmente Grajales se encuentra en Bogotá, en poder de las autoridades judiciales mientras avanzan los trámites para su salida hacia los Estados Unidos.