Las mentiras de Jorge Hané y su Redu Fat Fast

x459137_1.jpg.pagespeed.ic.E6z54C2TjF

La Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) multó con 708 millones de pesos a la firma Jorge Hané Redu Fat Fast por publicidad engañosa en su producto también conocido como Reduce Fat Fast, que se anuncia en televisión como una solución para bajar de peso.

Tras analizar varias pruebas, la SIC concluyó que las pastillas vendidas por el señor Hané y promocionado por personalidades como Carlos “El Pibe” Valderrama tiene una licencia del Invima vigente como suplemento dietario.

Eso indica que no produce efectos terapéuticos o beneficios para la salud, tales como la eliminación de grasa o reducción de peso, pues de generar tales resultados su registro sanitario debería corresponder al de un medicamento”, informó el ente en un comunicado.

Los comerciales de las pastillas Redu Fat Fast incluían una intervención en la que el propio Jorge Hané se presentaba como “Gurú Internacional de la Pérdida de Peso”, reforzado por afirmaciones como “yo te lo garantizo” o “porque funciona” (emitidas por el propio “gurú”).

La promesa de Hané es que tomar sus pastillas trae como efecto la eliminación de grasa, reducción de peso o disminución de medidas corporales; algo que solamente puede lograr un medicamento que avale sus efectos mediante estudios científicos, precisó la Superintendencia.

El mensaje transmitido al consumidor resulta engañoso, pues dichos resultados de eliminación de grasa, reducción de pesos y disminución de medidas, no coinciden con la realidad, ya que no existen soportes científicos ni técnicos que demuestren que el producto efectivamente genera los resultados atribuidos”, agrega el comunicado.

gordas-2

La sanción, que ya puede apelarse, obliga a que Jorge Hané modifique su publicidad e incluya la leyenda “Redu Fat Fast es un suplemento dietario, no un producto para bajar de peso”, de manera notoria, visible y legible.

Esta sanción se suma a la de la bebida “Zero Xtreme” que fue retirada del mercado por contener la sustancia Sibutramina, que no está permitida en Colombia y el “Revertrex”, promocionado por Amparo Grisales, que prometía ser “fuente de eterna juventud”, aunque solo era otro suplemento dietario.

 

En los últimos años la SIC también prohibió las “mini gelatinas” por riesgo de asfixia en niños; y sancionó por publicidad engañosa a “La cruz de Gólgota” que decía estar hecha con piedras del monte en que murió Jesús y prometía milagros y las cremas de Siluet 40 prometían reducir medidas corporales sin algún sustento científico.