Pueblos indígenas del Norte del Cauca en relativa calma tras diálogos de la Habana

IMAGEN-14801516-2

Hay que comenzar a  reconocer que  tras  los avances del proceso de paz entre el Gobierno y las Farc  en la Habana, Cuba han traído tranquilidad a estas comunidades que frecuentemente fueron golpeadas por la guerra.

Los indígenas Nasa, que en su gran mayoría habitan en el norte del departamento de Cauca con 19 resguardos, se habían habituado a vivir en un conflicto armado interno que consideran ajeno.

Dentro de sus planes de vida, como llaman a sus programas de gobierno, incluyeron diferentes estrategias para afrontar las consecuencias del conflicto, como adecuar sitios de refugio permanente, educar en riesgo de minas antipersonal e, incluso, crearon un observatorio de derechos humanos.

No obstante, a partir de julio del año pasado, cuando las Farc instauraron un tercer cese unilateral al fuego desde que están negociando el fin del conflicto con el Gobierno Nacional en Cuba, los Nasa empezaron a respirar tranquilidad y a planear cómo enfrentarán los retos de un eventual escenario de posconflicto.

edwin mauricio

Una vez superada esa escalada de la guerra con el nuevo cese al fuego anunciado a mediados de 2015 que sigue vigente, los Nasa empezaron a disfrutar de ambiente de tranquilidad, pero las agresiones contra sus integrantes continuaron. “2015 fue bastante particular. Si bien tuvimos una reducción sustancial de acciones bélicas en nuestros territorios, se mantienen unas afectaciones muy grandes contra la comunidad, entre ellas los homicidios. El año 2014 lo cerramos con 14 homicidios, pero el pasado terminó con 42”, explica Edwin Mauricio Capaz, coordinador del Tejido de Defensa de la Vida de la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca (Acin).

Por otro lado, la forma como fueron cometidos parte de los asesinatos hacen temer a los líderes indígenas una nueva incursión o “persecución de grupos paramilitares”. “En el primer trimestre de 2015 los homicidios se dieron con unas características comunes: fueron muy parecidos a las épocas del paramilitarismo, entre 2002 y 2005, pues estuvieron antecedidos de tortura y desaparición forzada. Ocurrieron en el corredor entre Santander de Quilichao y Corinto”, señala Capaz.

A lo largo de 2015, los Nasa fueron víctimas de 173 afectaciones en medio del conflicto armado. Fuente: Acin.

Además de esta clase de homicidios, también causan temor las constantes amenazas y señalamientos que sufren los líderes Nasa, particularmente de bandas criminales o “grupos paramilitares”. En esta región se han vuelto frecuentes los panfletos firmados por Águilas Negras, Los Rastrojos y el Clan Úsuga. El más reciente llegó la semana pasada al resguardo de Canoas, en Santander de Quilichao, en el que los Úsuga anunciaron una inminente “limpieza social”.

 

“Aquí nos amenazan por defender nuestros territorios, reclamar nuestros derechos, exigir el cumplimento de acuerdos que hizo el Estado y oponernos a la minería ilegal. Denunciamos todos estos hechos, pero las autoridades no hacen nada y dicen que no hay grupos paramilitares en la región”,  dijo un líder de la Acin que pidió mantener en reserva su identidad.

En total, los indígenas del norte de Cauca recibieron 41 amenazas individuales y 9 colectivas a lo largo de 2015.

Los campos minados y contaminados con material de guerra sin explotar también es otro dolor de cabeza para los indígenas. El año pasado murió una niña en la zona rural de Buenos Aires y seis personas más resultaron heridas con material explosivo. “Con la tranquilidad que hay por el cese al fuego, la gente ha empezado a salir más y se encuentra con capos minados o con artefactos sin explotar, por eso una estrategia fuerte que realizaremos a lo largo de este año es reforzar la educación en esta clase de riesgo”, indica el coordinador del Tejido de Defensa de la Vida al respecto.

Líderes indígenas  del  Norte del Cauca  coinciden con periodistas y comunicadores de  la región en el sentido que existe la necesidad de una mayor pedagogía sobre lo que se discute y como se va a socializar y divulgar los alcances en un   escenario como va ser el postconflicto.

719

“Los más perjudicados por años con este conflicto hemos sido los indígenas, que vivimos de la madre tierra y estos grupos armados, por años, nos han sacado de nuestras tierras. Nos maltratan y nos sacan a nuestros indígenas, por eso tenemos que apoyar al Presidente en este propósito” sostiene un dirigente de la Acin.