¿Qué hay detrás de los robos de contadores de agua en Santander  de Quilichao.?

20100825062724

Escondidos por la oscuridad a falta de  alumbrado público  inescrupulosos  en algunas calles de Santander de Quilichao  han disparado el robo de contadores, modalidad delictiva que está afectando a los usuarios y despilfarrando el   escaso líquido por estos  días.

Son saqueos que perjudican directamente a los usuarios: además de que se quedan sin el servicio y con el escape de agua en la calle un día y más, por ley están obligados a asumir la compra del nuevo medidor y cada contador cuesta alrededor de 90.000 pesos.

11699

El  Robo de un contador en una casa  o establecimiento comercial puede significar el aviso de que al día siguiente o en el transcurso del mes, los ladrones regresarán para llevarse más medidores de esa misma calle o las cuadras siguientes, ha podido establecer las autoridades de  policía en esta  población  Nortecaucana.

Hasta ahora solo se ha detenido a un hombre, que gracias a  una cámara de seguridad fue aprendido  por los hurtos,  pero por su baja cuantía y porque solo  pudo ser conducido a un arresto de 24 horas, fue dejado en libertad. Tampoco en varios  casos  la ciudadanía no los ha  denunciado.

Pero la pregunta  que los Quilichagüeños se hacen por estos días es ¿ para qué y por qué se sustraen estos  medidores de  agua?

La respuesta es sencilla , brava  y breve. Para venderlos en el ‘mercado negro’ como chatarra que tiene hoy alta demanda internacional, especialmente en países  como China.

GERENTE-DE-EMPRESA-DE-STA-DE-QUILICHAO

Para el gerente de Emquilichao  el Ingeniero Andrés Sadóvñik  “ El atractivo de los contadores es que están fabricados con una libra de bronce y los ‘reducidores’ pagan más por esta aleación (cobre y estaño) en el mercado negro”.

Ese bronce se utiliza en la fabricación de productos como bujías o conectores eléctricos. O le extraen el cobre que tiene igualmente alta demanda en ese mercado.

20110419073921

“Los contadores que más se llevan los delincuentes son los del agua, porque son los menos protegidos”  expresó  un fontanero de la Empresa de  Acueducto en Santander de Quilichao.

El comandante de  la policía  mayor Jesús  David  Ruiz en  esta  ciudad pidió  denunciar oportunamente estos actos vandálicos y de hurto , al tiempo que  insistió en  “estar siempre alerta y que la calle esté vigilada o bien alumbrada. Las denuncias se pueden hacer al 112  o al  3208494614”.

El robo del contador representa todo un drama para los habitantes que lo sufren, mientras recogen algo de agua para solventar las horas sin el preciado líquido, deben esperar hasta dos días para que haga presencia la Empresa de Acueducto para la instalación de uno nuevo, además es inútil pretender colocar una denuncia ante la Policía, ya que esta generalmente nunca realiza operativos para dar con los ladrones o reducidores de estos elementos.

El hurto de los contadores y las tapas de las cajillas del acueducto no solo perjudica a los moradores de las viviendas, al quedar las alcantarillas sin tapa, estas se convierten en una trampa mortal para los transeúntes, particularmente para niños, ancianos y personas con discapacidad, como los invidentes.

Robo-de-cables-de-Cobre

En definitiva la razón principal del robo de medidores -según las  autoridades y funcionarios de Emquilichao- es porque tienen componentes de cobre, cuyos precios en el mercado internacional habían subido en el último año 39 por ciento. La tonelada de este metal llega a valer por estos  días 25 millones de pesos.

Un comerciante afectado por el hurto de  uno de estos contadores  en el sector céntrico de  Santander de Quilichao sostuvo que encontraba  algo injusto esta  modalidad frente a  la responsabilidad de  la empresa.

Para el usuario del acueducto que sufrió la perdida del contador y tapa de acueducto, este hecho se vuelve doble robo o lo que denominan “atraco legal”, ya que la Empresa de Acueducto y Alcantarillado quien presta el servicio cobra por estos aparatos y su instalación, elementos que solamente esta usa.

“Nadie puede comprender por qué se tiene que pagar por un contador que no se puede vender, que no se puede ni siquiera abrir y con el cual el Acueducto mide lo que cada casa o apartamento consume. Esto es como si un electricista que hace una instalación en la casa cobrara por un alicate que se le dañara durante el arreglo” dijo.