De todas maneras, Feliz  Año Nuevo.

 

Imagenes Año Nuevo 75

El 2015 se fue tal como llegó, raudo y ahondando profundas  huellas que ni siquiera nos dimos cuenta de su importancia y legado que implicará en el futuro inmediato todo lo que ocurrió y dejó tanto en lo personal como en lo comunitario.

Siempre ha sido  una  sana y prodigiosa  aptitud iniciar un nuevo año, teniendo un pensamiento positivo de que todo lo que vendrá será para nuestro bienestar y que esta vez sí haremos lo que dejamos inconcluso.

Ya no hay tiempo sino de pensar en el presente y  proponernos de  la mejor  forma con optimismo y fe, hace en una relación de las cosas que tenemos pendientes de concretar y que con la ayuda de Dios lograremos realizar.

Ya que todo es alegría y positivismo en esta fecha, los saludos de año nuevo son infaltables. Este fin de año nos atropelló la noticia de la subida del costo de los alimentos de la canasta familiar, un salario mínimo miserable e  indigno, el fenómeno del niño amenazando con racionamientos drásticos  y apagones, además de una alza inconmensurable en los costos de los servicios  públicos, que sin lugar a dudas, va generar dolores de cabeza en los hogares  colombianos y las empresas del sector  privado.

El petróleo se cotiza  en caída a precios no vistos en mucho tiempo, el dólar se mantiene alto, el gobierno anuncia apretones en el gasto público y en ciertos sectores de la economía el panorama es de mera  sobrevivencia.

Festejaremos el año nuevo, cada familia con los medios que pueda, la mayoría sabe que la cuesta de enero será aún más difícil de ascender que en épocas anteriores, pero como decían los romanos: “Comamos y bebamos que mañana moriremos”.

En el colectivo general de los colombianos nos abraza la expectativa del proceso de paz que a regiones como el cauca por ejemplo le puede traer en justicia social y reparación buenos réditos, además la convertirlo en un escenario de postconflicto que traerá no solamente tranquilidad, convivencia y mayor armonía, sino inversiones para sus poblaciones  y comunidades.

Sin embargo sin ser pesimistas lo que vendrá en el futuro cercano, es difícil de digerir, mientras tanto, seamos felices, alegres por el año que viene cargado de esperanzas y sueños, bailemos y comamos los manjares de la temporada y bebamos a la salud de todos, demos ante todo, gracias al creador, al dueño de la vida, al que nos permite un año más, pese a  las dificultades  y adversidades, estar de todas  maneras deseándoles un Feliz Año.

A los nuevos gobernantes y quienes asumen sus funciones en las  corporaciones públicas muchos éxitos en sus gestiones, el pueblo espera de ellos que actúen con sabiduría y defendiendo el interés general  de sus comunidades.

El año nuevo nos abre la puerta a revisar hacia dónde va nuestra vida, repasar nuestros logros y replantear nuestros objetivos, de modo que hay que sonreírle y recibir con entusiasmo el Nuevo Año.

Gracias a Dios por un Nuevo Año, una nueva Oportunidad para disfrutar de la Vida, para corregir y ser mejores seres humanos, más solidarios y comprensivos  con los demás, todos tenemos gente muy querida a la que abrazar con expresiones de sincero afecto y desprendimiento  le podemos demostrar que le apreciamos, admiramos y quizá amamos de verdad.

Que se imponga al cariño y la fraternidad en todo el mundo, ya que de la verdadera unidad nace la fuerza para vencer la adversidad, se avecinan tiempos de paz y reconciliación, de acabar ese absurda y estúpida guerra de más de cinco décadas, ya no podemos seguir matándonos por un trapo, llegó la era de la tolerancia en medio de la diferencias.

Para cada uno de los que miran el mañana con mirada positiva que tengan un próspero año entrante cargado de  bendiciones  y oportunidades.

lualbamo@hotmail.com