Corte Suprema estudiará casación contra fallo que condenó a Feliciano Valencia

feliciano valencia

El líder indígena fue sentenciado a 18 años de prisión por los delitos de secuestro simple y lesiones personales.

La Sala de Casación de la Corte Suprema de Justicia aceptó el recurso de casación presentado en contra del fallo que condenó a 18 años de prisión al líder indígena Feliciano Valencia Medina por los delitos de secuestro simple y lesiones personales.

El recuso será estudiado por el despacho del magistrado Eugenio Fernández Carrier que citó para el 23 de mayo de 2016 la audiencia de sustentación “a la que podrán asistir los no recurrentes, víctimas e intervinientes que hubieren sido reconocidos, para que ejerzan su derecho de contradicción”.

La acción judicial fue presentada por el abogado Germán Pabón Gómez en contra del fallo de la Sala Penal del Tribunal Superior del Cauca que el 15 de septiembre revocó la absolución y emitió fallo condenatorio contra Valencia Medina. Actualmente se encuenta privado de su libertad en un resguardo indígena.

Los hechos hacen referencia a la retención de un cabo tercero del Ejército en una Minga en el año 2008. Según las autoridades el militar fue retenido y maltratado por comunidades indígenas de Piendamó tras determinar que se había infiltrado en las manifestaciones que se llevaban a cabo en contra del Gobierno.

El cabo fue sometido a un castigo de 20 latigazos por lo que se consideró un agravio. El líder indígena habría sido el encargado de ordenar estas acciones en contra del cabo, quien una vez fue liberado por la comunidad presentó la denuncia ante sus superiores y las autoridades judiciales.

Según la investigación de la Fiscalía General el 14 de octubre de 2008 en el sector de La María, jurisdicción del municipio de Piendamó sujetos con el rostro cubierto, bastón de mando y machetes abordaron al cabo tercero y lo obligaron a subir a una camioneta.

Ante la presencia de 400 indígenas fue golpeado y posteriormente trasladado a una vivienda del cabildo, donde permaneció amarrado, vendado y custodiado. Después de 14 horas fue liberado por mediación de la Procuraduría General.

Por estos hechos fue procesado el reconocido líder indígena quien en fallo de primera instancia fue absuelto por un juez promiscuo. Sin embargo, al resolver un recurso de apelación fue condenado por el Tribunal Superior de Popayán que ordenó su detención para el cumplimiento de la pena de 192 meses.