«Un arquero debe ser capaz de echarse el equipo al hombro»: Pedro Zape

 ZAPE

Pedro Antonio Zape Jordán es considerado por muchos como el mejor arquero de la historia del fútbol colombiano.

El nacido en Puerto Tejada, es una leyenda viviente, que atajó en el Deportivo Cali durante 18 años, demostrando las capacidades que hacen que todavía sea reconocido.

Luego cambió de bando e integró al América. Sin embargo, eso no hizo que el cariño de los hinchas ‘azucareros’ hacia él, se extinguiera. Cuando está a punto de definirse la serie entre los verdes antioqueños y vallecaucanos, el profesor Zape Jordán, hoy entrenador de arqueros de Atlético Nacional, recordó su estreno como profesional, que fue precisamente en un duelo entre ‘azucareros y ‘verdolagas’, en 1969.

“La emoción que sentí por debutar en un equipo tan grande como el Cali, fue muy grande. Ese día, el gol lo hizo Miguel Escobar y creo que fue el único de su vida”, rememoró y agregó que eran duelos muy intensos, en lo que era común que se impusiera el visitante.

Ahora, como preparador de los cancerberos del conjunto dirigido por Reinaldo Rueda, trata de aportar su conocimiento y experiencia, para que ellos sigan mejorando. Lo hace de la mano de Fabio Calle, quien defendió los colores de Millonarios y el Deportivo Independiente Medellín.

1445633319_418921_1445634775_doscolumnas_normal

Si bien no se atreve a dar un marcador, espera que al finalizar el encuentro del sábado, los que celebren sean los locales. “En el fútbol no hay nada escrito. Por eso es tan bello, porque nadie tiene la última palabra”, señaló Zape. No obstante, considera que tienen todo para clasificar, ante su gente y ratificando el buen nivel del semestre.

Ese que se refleja, en el tener la valla menos vencida, con solo siete tantos en contra. El entendimiento entre los goleros y la zaga, se debe para él, a un esfuerzo mancomunado. “La parte física del profesor Reinaldo, se complementó con lo que nosotros hacemos. Ellos traen una huella de trabajo con Fabio, yo llegué a colaborarle y a poner mi granito de arena, como todos. A ellos hay que mantenerlos, lo que hay que hacer es poco”, expresó, haciendo referencia a Franco Armani y a Camilo Vargas.

Desde su conocimiento, considera que a quienes se desempeñan bajo los tres palos, no les puede faltar una característica: “Yo tengo un concepto muy personal de lo que es la posición: si a mí me dan la oportunidad de jugar, tengo que convencer al que sea que yo soy capaz de echarme el equipo al hombro y sostener un torneo, una final. Ese es el mensaje para los muchachos que empiezan, que tienen que estar convencidos de lo que pueden dar y lo que son”.

Y esa es la palabra clave: convicción. La que no le falta a los extranjeros y por eso, es que los arqueros de fuera del país cada vez se acomodan mejor al balompié colombiano.

854f539f9b792ebda36785b6352e826c

Finalmente, confesó la razón por la que decidió abandonar este deporte. Aunque no puede decir que se aburrió, ya que fue una profesión que le dio muchas alegrías, no teme reconocer que quiso llevar una vida calmada, lejos de las canchas. “Sinceramente, yo me cansé de jugar. Estuve en el Cali desde la etapa formativa, pasé al América y también estuve en la Selección Colombia por 15 años. Ya no podía ser tan avaro de anhelar más cosas. Caminé tanto, que fue bueno sentarme a descansar”, finalizó.

 

 

Por:Juliana Sosa Góngora