Plebiscito por la paz aprobado por el Senado, pasa a último debate en la Cámara

Alta tensión e incertidumbre. Eso fue lo que se vivió en la plenaria del Senado ayer, donde se debatió, y aprobó, el proyecto de acto legislativo denominado plebiscito para la paz.

Plebiscito por la paz, a último debateEl plebiscito como mecanismo de refrendación popular fue respaldado por el Senado.

Fueron más de 20 horas de discusiones divididas en dos sesiones en las que las diferencias entre senadores de todos los partidos convirtieron en un hervidero el recinto. Al final, el Gobierno impuso sus mayorías y aprobó la iniciativa con sus puntos de honor: el umbral de decisión del 13% del censo electoral -es decir, más de 4,5 millones de votos- y el carácter vinculante del instrumento de participación ciudadana.

En lo que al umbral respecta, el Consejo Gremial rechazó los términos en que se fijó. Críticas que agudizó el uribismo, al señalar que era ventajoso establecer que con poco más de 4 millones de votos a favor, que es a lo que equivale el 13% del censo, se daría por refrendado el acuerdo final entre el Gobierno y las Farc en La Habana (Cuba). Los desafíos a los congresistas que respaldan el proceso de paz condujeron a que senadores como Viviane Morales, Horacio Serpa, Roy Barreras, Claudia López y Antonio Navarro pidieran retirar del articulado el umbral, tras lo cual se lanzaron con ferocidad a la campaña por el sí.

IMAGEN-16435209-2

El argumento del Gobierno, y del coordinador ponente, Senador Armando Benedetti , fue la férrea defensa del umbral del 13%, bajo la consigna de que una de las fallas de la Constitución de 1991 fue la de establecer umbrales muy altos para adelantar mecanismos de participación ciudadana, que hicieron del abstencionismo la principal herramienta contra las iniciativas de esta naturaleza. Por esa razón, insistieron que con esta modificación se elimina el concepto de umbral de decisión. Es decir, ganará el plebiscito quien consiga más de 4,5 millones de votos y alcance una mayoría del 50% más 1.

 IMAGEN-16446584-2

Otro aspecto que desencadenó las críticas de la oposición fue el artículo 3, que se refiere a que el plebiscito para la refrendación del acuerdo final de paz tendrá “un carácter vinculante para efectos del desarrollo constitucional y legal”.

Así, según el uribismo, se acaba con la posibilidad de discutir las materias que componen el acuerdo final de paz, pues el plebiscito tendrá una sola pregunta que encerrará todos los aspectos acordados, en cada uno de los cinco puntos de la agenda de diálogos. En este apartado, también el Gobierno hizo un llamado a la disciplina parlamentaria e hizo sentir sus mayorías, ante un Centro Democrático combativo.

La ponencia sufrió cambios con un par de parágrafos que dejan taxativamente escrito que las campañas en favor y en contra de la aprobación del acuerdo final de paz serán financiadas por el Gobierno, con equidad e imparcialidad. También se incluyó que habrá mesas de votación para los colombianos residentes en el exterior y que el acuerdo final será publicado con mínimo un mes de anterioridad al plebiscito.

Hoy, la Cámara de Representantes surtirá el último debate sobre la materia.