“Me tengo que sacar el sombrero por el coraje que ha tenido Santos”: Mujica

  • José Mujica (derecha) respaldó el proceso de paz. FOTO: JAIME PÉREZ

Un espaldarazo a la labor del presidente colombiano, Juan Manuel Santos, en su búsqueda de la paz, hizo este miércoles en Medellín, el exjefe de Estado uruguayo, José Mujica.

Puedo tener diferencias con su manera de pensar, en política social y económica, pero me veo en obligación de respaldarlo (…) porque nada vale tanto como la paz”, afirmó.

 

Mujica, que presentó en la capital antioqueña su libro autobiográfico, Una oveja Negra al poder, cuestionó que se pretenda revivir un proceso de justicia contra miembros del M-19 por su responsabilidad en la toma del Palacio de Justicia, 30 años después. “Es algo inoportuno. Me da la impresión que es muy lindo elaborar la justicia desde un despacho, pero un procesos de paz no debe tener obstáculos jurídicos contra la soberanía de semejante decisión”, enfatizó.

El líder político también respaldó a las víctimas en Colombia de quienes dijo hay que tenerlas en cuenta y merecen verdad y reparación. “Hay que respetar la memoria y el dolor. Felicito a Colombia por esta salida y creo que es un pueblo que tiene posibilidades fantásticas, es un país riquísimo y necesitamos una América fuerte y rica. Por eso el camino de la paz es inteligente”, apuntó.

El expresidente uruguayo se reunió este miércoles con el alcalde de Medellín, Aníbal Gaviria y con el mandatario electo, Federico Gutiérrrez, quienes lo invitaron a la celebración de los 400 años de esa ciudad, en marzo.

El expresidente uruguayo  José «Pepe» Mujica  dijo este miércoles en Medellín  que apoya «fervorosamente» el proceso de paz entre el Gobierno de Colombia y la guerrilla de las Farc por considerarlo el «camino más inteligente».

El exmandatario (2010-2015), que participa en la VII Conferencia Latinoamericana y Caribeña de Ciencias Sociales (Clacso), expresó que el Gobierno del presidente Juan Manuel Santos lo «sorprendió» con su apuesta por  la paz.

pepe_mujica_en_medellin

«Con Santos tengo diferencias en la manera de pensar y en la política económica y social, pero me tengo que sacar el sombrero por el coraje político que ha tenido», dijo Mujica.

En charla con periodistas en la presentación de su libro «Una oveja negra al poder. Confesiones e intimidades de Pepe Mujica», indicó que este proceso será «muy largo» por la «cantidad de heridas, de dolores y de reclamos» que deja un conflicto de medio siglo.

«Apoyo fervorosamente el proceso de paz, pues Colombia lo merece porque ha sufrido mucho» con este problema «enormemente difícil», apostilló el líder uruguayo.

Enfatizó en la importancia de «respetar la memoria y el dolor» de las víctimas del conflicto y consideró que los negociadores pueden experimentar una «contradicción» entre verdad y justicia.

«No se puede pretender que las víctimas hipotequen la memoria, den vuelta a la página y hagan como si no hubiera pasado nada», apuntó el exgobernante.

Mujica afirmó que los colombianos deben aprender a «caminar con una mochila de dolor, cada cual por su vereda, conviviendo y respetando, sin pretender mucho más».

«Tiene que pasar el tiempo», añadió el expresidente.

Captura-de-pantalla-2015-04-23-a-las-20

Consideró que si Colombia logra firmar un acuerdo que ponga fin al conflicto la región también se beneficiará.

«El camino de la paz es el más inteligente y necesitamos a una América fuerte y rica», sostuvo.

Sobre la exigencia que hicieron las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) de una asignación directa de curules en el Congreso por al menos dos períodos, Mujica dijo que no le parece «fenomenal» pues los guerrilleros «tendrán que vivir una adaptación, y la sociedad también la tendrá que vivir».

Recordó que pasó «un montón de años» en la cárcel y llegó a la Presidencia con «los votos de la gente» que lo «apoyó por los años de lucha en el Parlamento y por sudar la gota gorda desde el punto de vista de la política».

Por último, Mujica calificó de «inoportuna» la decisión del fiscal general de Colombia, Eduardo Montealegre, de revisar las amnistías concedidas hace dos décadas a dirigentes de la también guerrilla Movimiento 19 de Abril (M-19).

«Es inoportuno que en medio de un proceso de paz que está tan maduro y que no debe tener obstáculos jurídicos, saquen una cosa de 30 años atrás. Me parece un tiro por elevación contra la política de Gobierno», puntualizó Mujica.