El Papa critica el uso del celular durante las comidas familiares

chateo-celular-mesa

‘En la mesa se habla, se escucha, que nunca haya silencio’, aseguró el pontífice.

El papa Francisco lamentó este miércoles la imagen de las familias que no se sientan a la mesa juntas o que cuando lo hacen no hablan, ven la televisión o se distraen con el teléfono celular, y aseguró, durante la catequesis de la audiencia general, que esa es «una familia poco familiar».

Francisco dedicó su catequesis a la «convivialidad» (calidad de la convivencia), que dijo, «es el termómetro seguro para medir la salud de las relaciones».

 papa-francisco

El Papa explicó que cuando hay algo que en una familia no funciona se ve enseguida cuando se sienta a comer y describió cómo los hijos «en la mesa están pegados al ordenador o al aparatito (en referencia al teléfono celular)» y la familia no se escucha entre ella y por tanto «no es una familia, es una pensión».

«El símbolo más evidente es la familia reunida en torno a la mesa, donde se comparte no solo la comida, sino también los afectos, los acontecimientos alegres y también los tristes. Esta virtud constituye una experiencia fundamental en la vida», explicó. Afirmó que los cristianos deben tener «una especial vocación hacia la convivialidad» y puso el ejemplo de que «Jesús no desdeñaba comer con sus amigos».

cellphone_manners4

«Hoy, muchos contextos sociales ponen obstáculos a la convivencia familiar. Hoy no es fácil. Debemos intentar el modo de recuperar. En la mesa se habla, se escucha, que nunca haya silencio, el silencio que no es el de los monjes, ni el del egoísmo, el de cada uno a la suya… y no se habla, no. Nunca el silencio. Recuperemos la convivencia familiar, adaptándola a los tiempos», dijo el Papa.

Igualmente, el pontífice quiso explicar que el sentarse a la mesa y el «nutrirse» no es siempre «el símbolo de una justa división de los bienes, capaz de llegar a quien no tiene ni paz ni afecto».

Criticó a los países ricos que «tienden a un nutrición excesiva» y esto hace que se olviden de lo que es «el hambre verdadero».