Ordenan traslado de Feliciano Valencia  a Centro de Armonización en Santander de Quilichao

 

150915-feliciano-valencia-colprensa_0-565x318

El líder Feliciano Valencia en los próximos días pasará su condena por el delito de Secuestro Simple imputada por la Justicia en su tierra natal cerca a  los suyos y sus ancestrales amistades en un Centro de Armonización especial  para  indígenas al Norte del Cauca.

Ante un juzgado de Popayán se adelantó la audiencia  de cambio de sitio de reclusión en el marco de la condena por secuestro simple contra el líder indígena Feliciano Valencia. Ahora el líder nativo deberá permanecer en Centro de Armonización Gualanday,  ubicado en Santander de Quilichao, norte del Cauca.

Este es considerado un gran paso y reconocimiento al derecho que tienen los indígenas al someterse a  las leyes y normas de sus territorios ancestrales, con el cual se distensiona el ambiente generado a  raíz de su captura ordenada por un Juez de  la Capital del cauca  y ratificada su condena  por el Tribunal Superior de Popayán.

Esta actividad procesal se llevó a cabo por petición del Gobernador del Resguardo Indígena Munchique Los Tigres, el cual recibió notificación  verbal de Feliciano Valencia desde su sitio de reclusión sobre la necesidad de cambiar el sitio de reclusión por ostentar este último la condición de nativo e integrante de dicho resguardo, ubicado al norte del Cauca.

 

A raíz de esto  se adelantó esta diligencia judicial con la posibilidad de que el controvertido dirigente nativo permanezca en la finca Gualanday, ubicada en la vereda San Pedro, jurisdicción del municipio de Santander de Quilichao, mientras prospera un recurso judicial interpuesto por el condenado ante la autoridad competente luego que el Tribunal Superior de Popayán revocara una sentencia absolutoria, proferida en primera instancia, sobre el líder indígena y condenara a 16 años de prisión como responsable del delito de secuestro simple, caso relacionado con un suboficial del Ejército.

1385005_201283930076570_1532604707_n

“De acuerdo a la normatividad jurídica del país así como de tratados internacionales sobre el reconocimiento de la autonomía de la justicia indígena se debe recluir a Feliciano Valencia en el Centro de Armonización Gualanday porque este último ostenta la condición indígena y el lugar cumple con la misma función que el centro de reclusión de mediana y alta seguridad de Popayán. Además el lugar se integra dentro de la justicia especial indígena y está ubicado dentro de Resguardo Munchique Los Tigres”, explicó la defensa ante el juez.

 

Además de este último argumento, basado en jurisprudencia de la Corte Constitucional en el tema, la defensa de Valencia también arguyó que la constancia que se realizó del Centro de Armonización Gualanday, comprobando que el lugar está custodiado por la Guardia Indígena con el fin de aplicar remedios  a nativos que fueron sancionados por esta justicia especial  o están en etapa de juzgamiento. Por eso en estos momentos se encuentra nueve nativos en este sitio del norte del Cauca.

43

“Este centro cumple con la misma funcionalidad de un centro de reclusión. Las instalaciones satisfacen con las medidas de seguridad para cumplir la condena, además se ajusta a las prácticas enmarcada a la cultura indígena y la cosmovisión de la comunidad que integra Feliciano Valencia. También, el Estado debe ordenar que entidades como el Inpec realicen vistas periódicas para verificar la condición del nativo objeto de esta condena”, agregó el abogado defensor.

 

Tras la intervención de la defensa, el turno fue para el representante del ministerio público, quien se mostró conforme con la petición del cambio de sitio de reclusión y del respeto a la condición indígena que ostenta Feliciano Valencia, razones similares expresadas por la Fiscalía en esta audiencia pública, celebrada en el Palacio de Justicia Luis Carlos Pérez.

 

Finalmente el operador judicial  del  INPEC determinó que el dirigente indígena debe ser trasladado  a la finca Gualanday, donde deberá cumplir con las exigencias de la primera autoridad del resguardo sobre cumplir labores comunitarias y ser objeto de ‘remedios’ como es costumbre de los nativos

 

Como es conocido,  el pasado 15 de septiembre Feliciano Valencia fue capturado por efectivos del CTI de la Fiscalía General de la Nación y del Ejército luego de  la revocatoria de una sentencia absolutoria, emitida en el mes de marzo del presente año.