Según el IDEAM la ola de Calor irá hasta Septiembre

ola-calor-2015-20150622112140

El mapa del clima en Colombia está dividido entre aquellas zonas lluviosas como la Sabana de Bogotá y otras más cálidas en la región Andina. Mientras en Cundinamarca declararon alerta roja por la creciente del río Bogotá, en Atlántico y Antioquia hay alerta máxima por los incendios forestales.

Los últimos días se han caracterizado por inundaciones e incendios aislados. El pasado 25 de junio la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (Ungrd) tuvo que atender una inundación en Orocué, Casanare, que afectó a 900 familias. Al día siguiente, tres incendios marcaron la agenda de la entidad; uno en Chocó, otro en Caldas y uno más en Risaralda.

llanos

Claudia Torres, meteoróloga del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam), explicó que en departamentos como Antioquia y en el área occidental de la región Andina el fenómeno de El Niño ha generado días más cálidos que de costumbre: “Es normal que en ciertas regiones las temperaturas sean más altas y que no se presenten lluvias. Tiene que ver, por un lado, con el fenómeno de El Niño y, por otro, con la segunda temporada seca del año, que impacta generalmente al centro y norte del país”.

En la última semana, el Ideam registró fuertes lluvias en regiones como la Amazonia, la Orinoquia, el norte y centro de la región Pacífica y la Sabana de Bogotá . “Amazonia y Orinoquia son zonas en donde llueve usualmente. Sin embargo, en los últimos días han impactado las lluvias que vienen desde el suroriente de Suramérica. Por el contrario, las lluvias en Bogotá y los municipios cercanos no han sido tan fuertes. Han sido persistentes (aguaceros de una o dos horas) y por eso se empieza a inundar el río Bogotá, especialmente en la cuenca alta”, agregó Torres.

Los cálculos del Ideam apuntan a que las lluvias en el interior del país disminuyan en los próximos días y regresen con fuerza en octubre. En las regiones afectadas por el fenómeno de El Niño, como Antioquia, las temperaturas altas persistirán hasta septiembre.

Regiones más afectadas

En los municipios de Sesquilé y Villapinzón (Cundinamarca), los deslizamientos de tierra afectaron los puntos de captación de los acueductos que suministran agua potable en la zona. De acuerdo con la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR), durante los próximos ocho días suministrarán agua a través de carrotanques. Néstor Franco, director encargado de la entidad, dijo que la situación está controlada, en parte, por las obras hidráulicas adelantas por la CAR: “En un tramo de 60 kilómetros ampliamos el cauce del río Bogotá de 30 a 60 metros de ancho, y aumentamos la profundidad de dos a ocho metros. Esto ha permitido que el río no se desborde a raíz de las últimas lluvias. Para aumentar la profundidad recolectamos cinco millones de metros cúbicos de sedimentos que estaban en el río”.

Pese a que la CAR ha estado trabajando en las obras de mitigación, en tres municipios aledaños al río Bogotá se inundaron 450 hectáreas.

Norte de Santander y Casanare son otros departamentos que se han visto afectados por las lluvias. En Yopal, el Gobierno central envió asistencia humanitaria para los corregimientos de Quebradaseca, Punto Nuevo, Morichal y Alcaraván La Niata. A la fecha, según la alcaldía de Yopal, 489 familias han resultado afectadas por las fuertes lluvias.

En Norte de Santander, los municipios más afectados son Chitagá, Toledo, Labateca y Cácota. Solamente en Toledo reportaron 373 familias afectadas. Además, por el desbordamiento de las quebradas La Viuda y El Arpero, más de 2.000 familias están en riesgo.