En los penales, Argentina hizo justicia y eliminó a Colombia de la Copa América

image_content_23710204_20150626204303

Argentina hizo justicia en los penales y está en semis.

Fue 5-4 en la definición desde los doce pasos luego de haber empatado 0-0 en los 90 minutos. La Selección había sido mucho más en el juego, pero le faltó efectividad ante un Ospina que tuvo una actuación consagratoria. El martes enfrentará al ganador de Brasil-Paraguay por un lugar en la final.

Argentina se clasificó a las semifinales de la Copa América tras derrotar 5-4 en la definición por penales a Colombia, luego de igualar 0-0 en un encuentro disputado en el estadio Sausalito de Viña del Mar. En la próxima instancia, el seleccionado dirigido por Gerardo Martino se medirá el martes, en Concepción, con el ganador del cruce que el sábado sostendrán Brasil y Paraguay.

Con su alineación de gala y ante un adversario que no contaba con Radamel Falcao García (José Pekerman optó por mantenerlo en el banco de entrada), el equipo de Gerardo Martino impuso condiciones desde el inicio, con control casi exclusivo del balón, buena distribución y búsqueda por las bandas.

Así, no tardaron en llegar las primeras aproximaciones, que significaron llamados de atención para los colombianos, aunque sin poner en serio riesgo al arquero David Ospina. A los 5 minutos Javier Pastore inició la maniobra en el círculo central y la terminó en el borde del área chica, con un toque que Ospina envió al córner. En esa salida de esquina, ejecutada por Ángel Di María, Marcos Rojo ganó arriba, pero su cabezazo salió lejos. Cinco minutos después, Lionel Messi empezó a exhibir su habilidad: se llevó a la rastra a tres defensores y combinó con Di María, pero el jugador de Manchester United no consiguió encontrar al crack de Barcelona para el último toque.

El predominio argentino obligó a Pekerman a meter mano en el banco para reorganizar a su equipo: cuando solo se habían jugado 23 minutos, dos después de un enérgico reclamo de Sergio Agüero por una infracción en el área de Santiago Arias que no sancionó el árbitro mexicano Roberto García y que le costó la amarilla al Kun, el técnico del combinado colombiano decidió sacar a Teófilo Gutiérrez y reforzar el mediocampo con Edwin Cardona.

Frente a un rival que no daba garantías en la marca y recurría sistemáticamente a la infracción para cortar, la Albiceleste gestó la mejor de la primera etapa a los 26 minutos, cuando Pastore recibió de Javier Mascherano, se sacó de encima a Cardona, trepó por la derecha y buscó a Agüero en el área. El delantero de Manchester City anticipó a su marca y se encontró con el pie salvador de Ospina. El balón quedó servido en el aire para el cabezazo de Messi, pero el arquero colombiano se recuperó rapidísimo y manoteó al córner.

Tras media hora lúcida y paciente para la búsqueda, aunque sin explosión en el último tramo de la cancha, en el cuarto de hora final de la primera etapa Argentina cayó en la red de su rival, que consiguió ensuciar el juego y llevarlo al terreno de la fricción constante. Si bien amonestó a cuatro futbolistas colombianos (Arias, James Rodríguez, Alexander Mejía y Juan Guillermo Cuadrado), el árbitro permitió que los golpes y las discusiones se fueran imponiendo al fútbol.

Después de un primer capítulo en el que Argentina remató 10 veces al arco y su rival jamás puso a prueba a Sergio Romero, en el complemento Colombia, sin renunciar a sus precauciones, se animó a salir del fondo. De todos modos, el pulso del partido siguió marcándolo el conjunto de Martino, aunque sin riesgo. Apenas un pase profundo de Messi para Di María, que obligó a una rápida salida de Ospina (terminó chocando violentamente con el rosarino) y un tiro libre del capitán argentino que voló sobre el travesaño arrancaron algún grito de las tribunas, pobladas mayormente por argentinos.

Martino buscó renovar el ataque con el ingreso de Carlos Tevez por Agüero, aunque no encontró respuestas a la falta de lucidez del equipo en el complemento, que animó a Colombia. Un cabezazo de Cristian Zapata obligó a la primera intervención de Romero en el encuentro cuando ya habían transcurrido 21 minutos del segundo período. Un rato después Pekerman mandó a la cancha a Radamel Falcao por Jackson Martínez, aunque el jugador emblema del seleccionado amarillo no influyó.

558d466dda492_670x0

Sin claridad y a los empujones, Argentina tuvo las últimas antes de los penales. Primero un derechazo desde fuera del área de Ever Banega (había reemplazado a Pastore) que rozó el ángulo derecho. Luego un toque en anticipo de Nicolás Otamendi tras un córner desde la derecha, que Ospina, en otra enorme intervención, desvió para que luego rebotara en el poste izquierdo, recorriera la línea y fuera rechazado por Zúñiga. Y finalmente un rechazo de Zapata quien, apremiado por Tevez, dejó fuera de acción a Ospina y obligó a una salvada providencial de Jeison Murillo a centímetros de la línea de sentencia, antes de que Ezequiel Lavezzi (entró por Di María) lograra empujar.