Justo premio para el “Pecoso”

Justo premio para el “Pecoso”

Olga Lucía Barona

                                                                      Por: Olga Lucía Barona

La conquista de la novena estrella del Deportivo Cali tiene nombre y apellido: Fernando Castro, un manizaleño, de 66 años, obsesionado, enérgico y polémico, pero por encima de todo un trabajador incansable.

2792212_n_vir6
Un viejo zorro que se las sabe todas y que no tiene pelos en la lengua para decir exactamente lo que piensa, así muchas veces le genere problemas.
El Pecoso llegó esta temporada al Deportivo Cali, equipo que ya había dirigido y con el único que había sido campeón (1995-96).
Llegó y en sólo seis meses lo llevó a la cima, (tras diez años de sequía), porque se la jugó con los “pelaos” de la cantera, un riesgo que había podido costarle caro, pero que él asumió,  con un poco de la dosis de terco que lleva consigo, pero también porque es un convencido de que sabe lo que hace y muere con la suya.
Ya lo había ratificado el año pasado, cuando llegó al Atlético Huila, después de más de dos años sin dirigir. De un equipo insípido que encontró en Neiva, el Pecoso lo volvió protagonista. Y con este Deportivo Cali no fue inferior a su experiencia y recorrido.
Sus 28 años como técnico son suficiente respaldo para saber que cuando Fernando llega a un equipo algo bueno va a pasar. Si bien sólo ha ganado dos títulos, es un hombre de procesos, que deja base por los equipos que pasa, que siembra valores a sus jugadores y ejemplos de vida. Y por eso los futbolistas le creen, lo respetan y en la cancha lo respaldan.
Mis aplausos para un hombre hecho a pulso, un entrenador de esos que a uno le alegra que le vaya bien.