Por temor a bombardeos familias enteras se desplazan al casco urbano de Guapi

image_content_23470737_20150524115121

Oficialmente se ha anunciado que 352 personas salieron  huyendo de sus casas en el campo por temor a los operativos militares que se adelantan contra la guerrilla de las Farc, ese temor creció luego de los cuatro bombardeos por la Fuerza Aérea y el Ejército en los que murieron 27 guerrilleros del Frente 29.

 

Fueron familias de tres veredas que se fueron con niños de cero a cinco años y adultos mayores de 60: San Agustín: 33 familias equivalentes a 165 habitantes;  Vereda Juntas, 44 familias conformadas por 143 pobladores; y de Balsitas: 44 personas.

desplazados

El defensor delegado para los derechos de la población desplazada, Luis Mauricio Vesga Carreño, dijo que debido a que los bombardeos continúan, la cifra de desplazados podría aumentar, “creemos que unas 400 personas más se pueden estar desplazando al municipio de Guapi, porque no pueden hacer sus actividades normales. Pensamos que si se dan estos desplazamientos tendríamos en el casco urbano unas 800 personas de las veredas en donde continúan los combates”.

11057761_1298212563604559_3383726261236143723_n

Confirmó que la mayoría ya está en la cabecera municipal de Guapi, donde se activó n plan de contingencia con organismos como la Cruz Roja y la Iglesia para atender a las familias, “estamos comités para que le den las primeras ayudas a estas personas como albergues y alimentación. La iglesia también está ayudando”.

De acuerdo con Silson Carabalí Caicedo, personero de Guapi, «estas personas llegaron a la cabecera municipal de Guapi porque temen por sus vidas debido a las operaciones que continúan en zona rural de este municipio del Cauca».

56771_1673458283210_3371426_o

«El problema fundamental radica en que los bombardeos de la Fuerza Pública están afectando las zonas rurales y de estos terrenos depende el sustento económico de estas familias que se dedican principalmente a la agricultura», denunció el Personero.

Añadió que se está atendiendo a esta población con apoyo de la Pastoral Social, Gobernación del Cauca, Alcaldía de Guapi, Cruz Roja, Bienestar Familiar y la Unidad de Víctimas.

Afirmó que tras los bombardeos del Ejército donde fueron abatidos 26 guerrilleros, «no se han reportado pérdidas humanas por parte de la población».

11083630_1310787282347087_25819593267209971_n

Sin embargo, añadió que el sobrevuelo de los helicópteros es constante a lo largo del río Guapi donde hay cerca de diez comunidades asentadas.

Por el momento, un grupo de estas personas está siendo atendido en la Casa de la Cultura y otras fueron ubicadas en casas de familiares y amigos mientras se resuelve un lugar para refugiarlos.

 

A cada familia se le ha entregado ración de alimento junto con colchonetas, cobijas, toldillos y demás elementos.

Según datos de la Personería de Guapi, el promedio de hijos por familia es de cinco, lo que agudiza mucho más la situación humanitaria.

El corredor del Pacífico colombiano es la región en la que hoy se concentra el mayor número de desplazamientos forzados en el país.

Seis de cada 10 personas que abandonaron forzosamente sus hogares en el 2013 están en esta región, que recibió a 127.676 víctimas, el 58 por ciento del total nacional.

Esa difícil situación fue revelada ayer en dos informes presentados por la Unidad de Víctimas y la Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento (Codhes), que muestran la dinámica de este delito, que en los últimos 30 años ha dejado entre 5,5 y 6 millones de víctimas.

La Unidad de Víctimas asegura que el desplazamiento forzado ha ido disminuyendo en los últimos años. Mientras en el periodo del ex presidente Andrés Pastrana fueron desplazados más de 1,6 millones de colombianos, en los ocho años del gobierno de Álvaro Uribe la cifra fue de 2,7 millones y en el periodo de Juan Manuel Santos los casos no superan los 875.000.

El año pasado, en promedio, cada uno de los 177 municipios del occidente recibieron 495 desplazados, cifra que constituye más del doble de la del promedio nacional.

Las alarmas están activadas en el Valle, que pasó de ser el cuarto departamento afectado por este delito a ocupar el primer puesto en el 2013, y donde según Codhes se registraron 32.892 casos.