“La mujer debe tener un lugar de privilegio”:Néstor Raúl Charrupí.

Nestor-Raul-Charrupi-Jimenez-blog

 

 

Me uno a esta festividad comercial, para relievar a la mujer como la causante de la existencia del homo sapien sapien, es de la ciencia conocido el origen del hombre moderno y como ha logrado sobrevivir en este planeta desde hace más o menos 50.000 años, dato obtenido a través de la genética, de un lado y de la antropología del otro. Por ambos caminos se llega a la tentativa cifra.

Todos sabemos cómo se reproduce el hombre, para entregarnos, de tanto en tanto, una nueva generación de seres humanos; sin embargo el hombre moderno es más inteligente que el hombre antiguo, digamos al de hace 20,000 años, si tenemos en cuenta además de la evolución, la vivencia en sociedades sofisticadas y con un lenguaje común.

Diapositiva1

Pero esta evolución no sería posible. Si el cuerpo mejorado no guardase esta información hacia futuro, como efectivamente se hace a través de trasmisión de datos científicos pasados de padres a hijos, desde hace 50.000 años, a la época presente.

Para conocimiento general esto lo hace únicamente la mujer a través de las células mitocondriales, las cuales a diferencia del resto del organismo tiene u propio y particular ADN.

”Dado que las mitocondrias provienen solo del ovulo femenino la mayoría de los efectos mitocondriales provienen de la madre”, es decir la historia genética de la humanidad, la traen las mujeres, las cuales al ser madres trasmiten la información del ADN particular, que lleva cada una de ellas, a través de las células mitocondriales.

Probado antropológicamente también está que la humanidad territorialmente se generó en África, en el cuerno Africano, más específicamente, de ahí se produjeron las migraciones a diferentes partes del mundo, lo anterior no amerita discusión, sin embargo si se requiere hay amplísima bibliografía al respecto.

Es decir que debemos retrotraernos en el tiempo para buscar la primera Eva (mujer) que almaceno nuestra información genética en sus óvulos y la puso en circulación, a través del ADN particular de sus células mitocondriales.

dona-paulina-780x514

Por lo anterior, repito, suficientemente probado, la mujer debe tener un lugar de privilegio, si miramos egoístamente nuestra especie frente a los demás inquilinos del planeta, pero como mínimo debemos no solo mimarlas y contemplarlas, no solo porque dan vida junto al hombre, sino porque ellas solas tienen la función genética de trasmitir datos genéticos de generación en generación.

NESTOR RAUL CHARRUPÍ  JIMÉNEZ