SIN RASTRO DE LAS 200 NIÑAS RAPTADAS

nic3b1-nig

La ONU teme que muchas de las estudiantes nigerianas secuestradas hace un año por Boko Haram hayan sido asesinadas en las últimas semanas.

 La noche del 14 al 15 de abril de 2014, miembros de Boko Haram entraron en el Instituto de Chibok, al noreste de Nigeria, y secuestraron a 276 jóvenes estudiantes que se preparaban para los exámenes finales. Medio centenar de ellas logró escapar de sus captores días después. El resto, algo más de 200, continúa en paradero desconocido.

El alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad al Hussein, cree que muchas de ellas podrían haber sido asesinadas en las últimas semanas, tanto en Bama, donde se encontraron decenas de cadáveres arrojados en pozos, como en otras localidades liberadas hace poco del control de los terroristas.

Madres-de-niñas-secuestradas-en-escuela-de-Nigeria

 “Algunos padres han perdido la esperanza de recuperarlas con vida. Incluso si algunas pueden regresar un día, ya no serán nunca las mismas”, asegura Ahmadu Jirgi, un funcionario local que está en contacto con las familias.

NIGERIA

Se calcula que Boko Haram ha secuestrado a unas 2.000 mujeres de todas las edades en los últimos años, pero el caso de las niñas conmocionó al mundo por ser masivo y por la edad de las víctimas. Sobre las 23.30 de la noche, las estudiantes, que se alojaban en los dormitorios del instituto, empezaron a escuchar disparos. Poco después, los terroristas llegaban al centro que estaba custodiado por un solo vigilante y las fueron subiendo en camiones. Como no tenían suficientes vehículos, muchas tuvieron que caminar durante 15 kilómetros a punta de fusil en dirección hacia el bosque de Sambisa, donde Boko Haram cuenta con campamentos.

Según el relato de una docena de jóvenes que lograron escapar, recogido en un informe elaborado por Human Rights Watch, las adolescentes han sufrido distintos tipos de abusos durante su cautiverio: trabajos forzados, violaciones.

 

cq5dam.thumbnail.624.351

Muchas de las niñas secuestradas en Chibok eran cristianas y fueron obligadas a convertirse al islam. Pero, tal y como ya advirtió en un vídeo Abubakar Shekau, el líder de Boko Haram, el destino de la mayoría era el matrimonio forzoso, tanto en los países próximos, Camerún o Chad, como con los propios terroristas, a quienes incluso eran obligadas a acompañar como cocineras o porteadoras en sus ataques a pueblos.

 Las adolescentes han sido violadas y obligadas a trabajos forzados

“Nadie sabe a ciencia cierta dónde están. El Gobierno dijo que estaban en Gwoza, pero cuando esta ciudad fue tomada por el Ejército allí no estaban. El rumor de que algunas fueron asesinadas en Bama ha caído como una bomba entre las familias, pero no sabemos nada a ciencia cierta”, explica Jirgi.

Hace un mes, el entonces presidente de Nigeria Goodluck Jonathan aseguró a la cadena African Independent Television que las niñas seguían vivas con el único argumento de que “cuando los terroristas matan, muestran los cadáveres para intimidar a la gente. Así que están vivas”.

Sin embargo, el 6 de abril, el alto comisionado de la ONU para los Derechos aseguraba al periódico nigeriano This Day que “en las últimas semanas nos llegan cada vez más noticias y pruebas de masacres y creemos que entre las víctimas se podrían encontrar las niñas de Chibok”. De momento no hay una sola certeza.