PREOCUPACIÓN EN POPAYÁN POR OLA SICARIAL

principalok4_col

Las autoridades han expresado su preocupación por los últimos actos sicariales en la capital del Cauca que en los últimos 10 días han arrojado un saldo de siete personas ultimadas a bala  por desconocidos.

 Las pesquisas de los entes  investigadores de la Policía y la Fiscalía aún no han determinado el origen de estas  muertes, aunque no se descartan el ajuste de cuentas o el funcionamiento de las llamadas oficinas de cobro, cuyos actos sicariales tiene intimidada varios sectores de Popayán.

En las próximas horas se prevé  un Consejo extraordinario de Gobierno para adoptar medidas más severas para prevenir esta  clase de atentados que han terminado lamentablemente con la muerte de varios ciudadanos.

En la noche del Sábado sábado santo, un joven de 30 años fue baleado en inmediaciones del conjunto residencial ‘Real Pomona’, al norte de la capital, caucana.

Según se pudo conocer, la victima fue interceptada por un pistolero que le disparó a la cabeza a quemarropa.

El hombre, identificado como Cristián Andrés Bolaños, fue trasladado en un vehículos particular hasta el Hospital San José, donde permanece en delicada condición clínica.

Este es el quinto ataque de esta naturaleza ocurrido en la ciudad desde el pasado miércoles 18 de marzo.

Dichos eventos han arrojado la muerte de siete personas y lesiones de gravedad a un bebé de tan solo 3 añitos.

795

Con frecuencia se oye  a la Policía Metroplitana de Popayán en  afirmar que el delito común que se comete en las ciudades ha disminuido, pero lo que no se ve, pese a los esfuerzos y resultados en la lucha contra algunos delitos, como el secuestro y la extorsión, es un plan ordenado y metódico que  señale que ese escenario de la delincuencia puede atenuarse hasta lograr que los ciudadanos recuperen la tranquilidad al salir a las calles o al estar en sus hogares.

Voces de varios sectores de  la Capital Caucana  siguen   aterrándose de observar a individuos siniestros que se apoderan de los semáforos, parques, zonas verdes , sitios turísticos, plazas de mercado, zonas bancarias  y comerciales, muchos en estado de drogadicción deplorable y allí se instalan cometiendo toda clase de fechorías.