SANTA CENA Y LAVATORIO DE LOS PIES ESTE JUEVES EN LA INMACULADA CONCEPCIÓN

11130242_10205422936387825_6101400185466882610_n

En la solemne misa del jueves Santo en el  Templo de la Inmaculada Concepción de  Puerto Tejada el Padre Ever  Claudio Marín García ,  ha dedicado su catequesis y homilía al Triduo Pascual, es decir la celebración de los tres días antes del Domingo de Resurrección, culmen de “nuestra vida de los cristianos».

El Sacerdote invitó en la Semana Santa a no limitarse “a conmemorar la pasión del Señor: entremos en el misterio, hagamos nuestros sus sentimientos, sus pensamientos, como nos invita a hacer el apóstol Pablo: »Sintiendo lo mismo que Jesús». Entonces la nuestra será una «Feliz Pascua». Dijo el padre Marín García.

11079619_10205422933067742_3413986564364695579_n

En horas de la tarde con la participación de fieles y colaboradores de la Parroquia se llevó a  cabo la escenificación litúrgica de  La última Cena del Señor , el testimonio del servicio, con el cual  tuvo  inicio el Triduo Pascual de la Pasión, muerte y resurrección de Cristo”.

“El Triduo – ha dicho el padre Ever Claudio Marín García – se abre con la conmemoración de la Última Cena. En la vigilia de su Pasión, Jesús ofreció con el Pan y el Vino, su Cuerpo y su Sangre al Padre, y donándolos como alimento para sus Apóstoles, les pidió de perpetuar” este gesto para recordarlo.

Sucesivamente, explicó el párroco de la Inmaculada  Concepción de Puerto  Tejada, el lavatorio de los pies que “tiene el mismo significado de la Eucaristía con una perspectiva diferente. Jesús – como un siervo – lava los pies a Simón Pedro y a los otros once discípulos. Con este gesto profético expresa el sentido de su vida y su pasión, como servicio a Dios y a los demás…”

A este propósito, “entramos en comunión con Cristo Siervo para obedecer a su mandamiento de amarnos los unos a otros como Él nos ha amado”.

11051844_10205422937947864_5864081058122452279_n (1)

Durante la noche de este Jueves Santo se mantiene la adoración del Santísimo, celebrándose la llamada «Hora Santa» en torno a la medianoche, quedando el Santísimo allí hasta la celebración del Viernes Santo.

FOTOS: GLORIA INÉS HORDUNY