“El contralor es un corrupto, ficha política de César Gaviria y Germán  Vargas”: Sergio Fajardo

El precandidato presidencial Sergio Fajardo Valderrama y ex gobernador de Antioquia entre 2012 y 2015 se pronunció  duramente por primera vez desde que la Contraloría General de la República (CGR) dejara en firme el fallo de responsabilidad fiscal por Hidroituango a los 26 acusados por el caso.

En una rueda de prensa confirmó que iba a llevar su caso ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Cidh) con el fin de mantener su candidatura presidencial. Anunció que iba a dirigirse a Washington antes de la primera vuelta y que esperaría tener una respuesta con prontitud.

Para el precandidato, la movida se trata de una jugada a favor de determinados intereses por parte del contralor general, Carlos Felipe Córdoba Larrarte, de quién aseguró: «no es un contralor, es una ficha política».

«La confirmación del fallo de la Contraloría en segunda instancia no fue una sorpresa. Estaba anunciado», dijo Fajardo sobre la documentación que lo halla a él y a otras 25 personas, de EPM y de la Junta Directiva de Hidroituango, de $4,3 billones.

En los argumentos de su defensa, Fajardo manifestó que la CGR cambió la acusación inicial en su contra. Esto porque, según él, en un primer momento se habló solo de la imputación de una conducta y luego terminó «imputado por varias conductas diferentes».

Además, afirmó que Córdoba  Larrarte eligió a la persona que decidió en segunda instancia. Se refiere al Pereirano Cristian Camilo Castro Mejía, contralor delegado anticorrupción, quien fue designado ponente, «pero tras un artículo de prensa que dejaba al descubierto sus vínculos políticos, fue retirado del caso”. Haciendo referencia a  la cercanía del funcionario de  la Contraloría con el expresidente César Gaviria  Trujillo, jefe  máximo  del Partido  Liberal.

Este 30 de noviembre en las horas de la mañana donde el segundo más opcionado en la encuestas para ser presidente de Colombia anunció que llevará el caso a la Corte Interamericana de Derechos Humanos “Ya ni siquiera disimulan en la trampa”, anotó el precandidato presidencial.

Fajardo Valderrama anotó que tomo la decisión luego de ser acusado de forma injusta como estrategia para debilitar su campaña política   por  parte de   César Gaviria Trujillo  y Germán  Vargas  Lleras y que seguirá en la contienda pues no está dispuesto a renunciar por acusaciones que viene de “la corrupción en Colombia”.

“Sigo en mi lucha, se el tamaño de los enemigos que me enfrento y respondo por mis decisiones”, puntualizó el exgobernador que reitera que no permitirá que lo inhabiliten de forma arbitraria.

«Todo esto va a terminar en los manos de los jueces. Dentro de unos años vamos a salir exonerados todos, pero, por supuesto, el daño lo están haciendo ahora. Mucho está asociado a mi figura, porque soy la figura política que en este momento tiene relevancia en este país», señaló  finalmente  Sergio Valderrama.