Un año sin Maradona, un año sin certezas sobre su muerte

 

El 25 de noviembre de 2020 el mundo se sacudió con la noticia de la muerte del astro del fútbol Diego Maradona, uno de los deportistas  y argentinos junto al Papa Francisco ,más famosos de todos los tiempos.

A un año exacto de su muerte, la Justicia argentina todavía investiga qué pasó en los días y horas anteriores a su fallecimiento.

Siete personas relacionadas con los cuidados médicos del campeón del mundo con Argentina en México 1986 son investigadas por presunto «homicidio simple con dolo eventual» buscando determinar si los cuidados al exfutbolista fueron deficientes.

Hace justo un año, la maltrecha salud del para muchos mejor futbolista de la historia dijo basta. Empezaba así una nueva era del mito Diego Maradona, en la que los homenajes a su figura, como los que se celebran este jueves en diversas partes del mundo, se unen a la investigación tanto de las circunstancias de su muerte como de sombríos capítulos de la vida del astro argentino.

Una misa a la que acudieron las hermanas del ídolo; actividades en Villa Fiorito, el barrio bonaerense de su infancia, y otros actos en Argentina o en Nápoles (Italia) -donde «El Diez» es recordado como un «Dios» por su etapa en el club napolitano- marcan el primer aniversario de la muerte del ídolo, que padecía un complejo cuadro de salud cuyos cuidados médicos la Justicia busca determinar si fueron deficientes.

Ana Estela, Rita Mabel «Kitty», María Rosa «Mary» Claudia Nora «Cali» Maradona asistieron al encuentro, que estuvo a cargo de Adrián Guedes, Monseñor de dicho templo, quien mantenía una estrecha relación con el Diez por la constante ayuda económica que brindó para ayudar a las clases más vulneradas y así poder erradicar la desigualdad y las carencias que el sistema suele evidenciar.

El cuerpo de Diego Armando Maradona  yace sin corazón desde el mismo día de su muerte. Se lo extrajeron ese 25 de noviembre, hace ya casi un año, en la operación de autopsia que se realizó entre las 18 y las 22 de aquel día.

Los especialistas decidieron sacar ese órgano vital pero también el hígado y los riñones para estudiarlos con mayor detenimiento. Se trata de un procedimiento habitual en causas donde las razones de muerte de una víctima no están del todo claras. La Justicia ya determinó dónde quedarán almacenados esos órganos y por cuánto tiempo.

Según los documentos de la autopsia que constan en el expediente, se decidió la extracción de esos tres órganos porque eran los que mayor información podían aportar, en un estudio complementario, para determinar la causa de muerte de Diego.

En las fotos y los videos de ese procedimiento, que están reservadas y guardadas especialmente por los fiscales que intervienen en la causa, se observa el momento preciso en que se realiza el procedimiento y se reservan en frascos con formol.