Al acoger la solicitud de la Fiscalía General de la Nación, un juez de control de garantías de Santander de Quilichao (Cauca) envió a la cárcel a Reinaldo Piedrahita Medina y Nilson Alberto Molina Zapata, presuntos integrantes del Grupo Armado Organizado Residual (Gaor)  Dagoberto Ramos, que delinque en el norte del departamento del Cauca.

La Dagoberto Ramos fue una de las primeras disidencias de las Farc que apareció en el Cauca tras la firma del acuerdo de paz en 2016. Las autoridades dicen que excombatientes de esa organización que nunca se acogieron al proceso se reunieron en zona rural de Corinto y decidieron crear una nueva estructura criminal y hoy delinque en  todo el  Norte del  Cauca.

Este  Grupo Armado Organizado Residual (Gaor) de  acuerdo a  las  autoridades  tambien hace  presencia en  la  costa pacífica nariñense, Bajo Cauca antioqueño y El Catatumbo. Lugares que desde años memorables han sido territorios de la extinta

Según la investigación, los procesados harían parte de la red de apoyo del grupo ilegal. Labores de policía judicial permitieron establecer que Molina Zapata, quien laboraba como guarda de seguridad en el municipio de Puerto Tejada (Cauca), junto con Piedrahita Molina, al parecer, participaron en la consecución y comercialización de armas de fuego de corto y largo alcance, munición, explosivos y uniformes de uso privativo.

Los elementos materiales probatorios y la evidencia física recaudada por personal del Gaula de la Policía Nacional permitieron establecer que los hoy investigados habrían conocido del secuestro del empleado de un trapiche, ocurrido el pasado 3 de septiembre anterior, en zona rural del municipio de Corinto (Cauca) y no habría denunciado dicho delito.

La Fiscalía solicitó orden de captura contra Molina y Piedrahita, la cual fue materializada por personal del Grupo Gaula de la Policía Nacional, con apoyo del Ejército. Estas acciones se cumplieron el pasado 21 de octubre durante diligencias de allanamiento y registro en la vereda La Balsa del municipio de Buenos Aires; Puerto Tejada y Santander de Quilichao (Cauca).

La Fiscalía formuló imputación de cargos contra los capturados por los delitos de fabricación, tráfico y porte de armas, municiones de uso restringido, de uso privativo de las Fuerzas Armadas o explosivos agravado; concierto para delinquir agravado; omisión de denuncia de particular y utilización ilegal de uniformes e insignias. Este último delito adicional para Molina Zapata.

Por determinación del juez los dos hombres, quienes no aceptaron los cargos, deben cumplir la medida de aseguramiento en centro carcelario. 

Durante las mismas diligencias fueron incautados 52 cartuchos calibre 5.56 x 45, 1 proveedor para cartuchos calibre 5.56, con capacidad para 35 cartuchos, 35 eslabones metálicos para ametralladora, munición calibre 5.56; 1 granada de fragmentación, 37 cartuchos calibre 5.56 x 45, 2 prendas uniformes pixelados y 2 teléfonos celulares.