Juez ordena a EPS continuar con proceso de un paciente en Cali para Eutanasia

Desde hace más de una década los quebrantos de salud deterioraron la capacidad de Víctor Escobar de  59  años de  edad para valerse por sí mismo. Hace dos años decidió iniciar el trámite de la eutanasia para terminar con el suplicio, pero fue hasta este 12 de octubre que un juez del circuito de Cali autorizó a la EPS Coomeva para que acompañe su muerte asistida.

A Víctor Escobar, quien padece una enfermedad no terminal, le fue autorizado el procedimiento de muerte asistida para ponerle fin a su sufrimiento; lleva dos años en espera.

Así lo confirmó el abogado del paciente, Luis Giraldo Montenegro, a través de redes sociales. “El día de hoy recibimos la sentencia donde el juez ordena a Coomeva realizar un comité científico, el cual acompañe a Víctor en su muerte digna. Es una decisión de Víctor, la cual debe ser respetada por ese comité y la única persona que puede decir que no está de acuerdo es él”, señaló a través de un video.

De acuerdo con Montenegro, la decisión judicial se basa en la sentencia C-233 de la Corte Constitucional en la cual se despenaliza el homicidio por piedad y extiende el derecho a pacientes no terminales, como es el caso de Escobar. Además, se da un día después de que se publicara el fallo completo, debido a que en el procedimiento de Martha Sepúlveda, en Medellín, se había argumentado la ausencia de conocimiento del contenido de la decisión.

El abogado aseguró que su cliente Víctor está feliz, pensando en descansar por fin del sufrimiento que le generó su enfermedad que, pese a no ser terminal, sí es degenerativa. Desde hace dos años había intentado recibir la autorización y solo hasta este martes la respuesta fue positiva.

En 2007 tuvo un primer accidente cardiovascular que se repitió en 2008 y le provocó una hemiparesia derecha que le dificultó el movimiento de esa parte del cuerpo. Posteriormente le diagnosticaron una Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (Epoc) que lo obligó a mantener, como en la actualidad, dos generadores de oxígeno para garantizar su respiración.

En el año 2020 su petición para la eutanasia fue recibida por la EPS, pero la junta de la Clínica Valle del Lili en Cali negó el procedimiento porque no cumplía con el requisito, exigido entonces, que cobijaba con el derecho únicamente a los pacientes terminales.

Por esa razón, la esperanza se volvió a centrar en el fallo de la Corte Constitucional del pasado 22 de julio de 2021, que tiene vigencia a partir del día siguiente, que despenalizó el homicidio por piedad cuando sea efectuado por el médico, con consentimiento libre e informado del paciente siempre que “padezca un intenso sufrimiento físico o psíquico, proveniente de lesión corporal o enfermedad grave e incurable”.