Duque pide inaugurar Cadena perpetua con militares que violaron niña indígena en Risaralda

Autoridades indígenas y habitantes en Risaralda denunciaron que un grupo de siete soldados, adscritos al Batallón San Mateo de Pereira, habría cometido un acto de violación sexual contra una niña embera de 12 años, perteneciente a un resguardo localizado al occidente de Risaralda.

 

El aberrante caso, aseguran que se registró en predios de la comunidad indígena Menduará del Resguardo Gito Dokabú, del municipio de Pueblo Rico, en Risaralda, límites con el Chocó.

 

El hecho también fue denunciado por el gobernador del Resguardo Unificado de Pueblo Rico, Juan Guillermo Arenas Nacavera, quien indicó que la niña desapareció el domingo, siendo encontrada posteriormente en un estado de salud lamentable, en una escuela del sector.

Las autoridades indígenas están solicitando que los uniformados señalados de  violadores, a quienes identificaron con uniforme del Ejército, sean entregados a la organización indígena para aplicarles la ley que a ellos los rige, y que el batallón San Mateo salga de la zona.

De acto «ruin» calificó el presidente de la República, Iván Duque, la violación de una menor indígena embera que habría sido cometido por varios soldados del Ejército, en hechos ocurridos en el departamento de Risaralda.

“Vamos a enfrentar a los violadores y asesinos de niños en este país con toda la contundencia y frente a este caso, que me duele y me conmueve, le he pedido al ministro de Defensa que contribuya con todo lo que se requiera a la Fiscalía General de la Nación para establecer responsabilidades”, dijo.

El Presidente Iván Duque afirmó que «los sueños se construyen en equipo» durante la firma del acta de inicio de obras de Regiotram de Occidente.

“Lo reitero: si nos toca inaugurar la cadena perpetua con elloslo haremos con ellos, pero la vamos a inaugurar para que cojan escarmiento esos bandidos, esos sinvergüenzas que creen que pueden pasar por encima de la dignidad de nuestros niños en Colombia”, manifestó el presidente.

En el mismo sentido se pronunció el ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, quien no solo rechazó el abuso sexual contra la menor indígena sino que pidió sanciones severas para los autores de un delito, que calificó como grave y reprochable.