En unidad, defendamos los recursos de los entes territoriales.

Por: Rodrigo Carabalí Navia, docente y directivo de la Cut, Cauca.

La pandemia ecuménica vírica, ha acelerado la crisis que ya estaba en marcha con la aplicación del Modelo Económico Neoliberal a nivel mundial.

Por lo tanto esta crisis de las economías en el mundo no tienen su origen en la pandemia, sino en las políticas aplicadas en el marco del Modelo, el Covid 19 solo ha sido su detonante, y en Colombia país amarrado a los designios del gran capital Norteamericano llámese F.M.I, B.M o imposiciones de la OCDE, son las clases populares, los sectores de la economía mediana e informal, los que sufren el mayor impacto y la indiferencia del Estado para ofrecerles medidas de salvación económica en la vía de salvar sus empresas y los puestos de trabajo que generan.

El DANE acaba de presentar la pérdida de un millón seiscientos mil empleos producto de la Pandemia.

Entonces, ¿qué queda al desnudo producto de la Pandemia? .Un sistema de salud inoperante y precario en manos de las E.P.S, carencia de elementos hospitalarios, trato denigrante para el sector médico en general, ciudades y pueblos sin servicio de agua potable, sistemas sanitarios de alcantarillado  deficientes o inexistentes.

Y en el sector educativo, amén de los problemas locativos, de laboratorios, espacios de recreación, falta de personal docente, administrativo y de servicios generales, queda al descubierto que la cobertura en conectividad y en dotación de equipos de cómputo es mínima y en muchos casos no los hay.

Sabemos que los recursos para la atención de los sectores de educación, salud, saneamiento básico, y agua potable se determinan con las transferencias del orden nacional ( SGP ), pero en aplicación de las políticas del recorte al gasto público, en los gobiernos de Pastrana 2001, acto legislativo 01, y 2007 Uribe acto legislativo 04, dichas trasferencia sufrieron un drástico zarpazo del orden de 154 billones de pesos, de los cuales la educación ha perdido 87 billones, lo que ha causado una aguda crisis financiera, un inmenso deterioro en la educación y la salud , la privatización de los servicios públicos y la consecuente elevación de las tarifas, que para colmo de males se ha exacerbado en tiempos de Pandemia.

Se traslada además a los entes territoriales, ya sean departamentos o municipios estas obligaciones vía aumento de impuestos.

Ante este difícil panorama creo que los gobernadores, alcaldes, concejos municipales, diputados, senadores, deberán hacer Frente Común para exigir al gobierno nacional el incremento de dichos recursos para atender adecuadamente dichas necesidades, obviamente deberán contar con el apoyo de los trabajadores de estos sectores, personal de la salud, docentes y comunidad en general.